Villalobos la vuelve a liar

  • Difunden un vídeo de la ex alcaldesa como si jugara en su tableta mientras hablaba Rajoy "La gente puede hacer lo que quiera mientras esté escuchando", afirma una diputada del PP

Celia Villalobos vuelve a estar en el ojo del huracán después de que la revista La Marea difundiera ayer en las redes sociales un vídeo en el que se ve a la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, usando su tableta mientras el presidente Mariano Rajoy intervenía en el Debate sobre el estado de la Nación. Ella dice que estaba leyendo la prensa pero, según dicho medio, estaba jugando.

En ausencia del presidente del Congreso, Jesús Posada, la vicepresidenta se hizo cargo de dirigir la sesión plenaria cuando intervenían los portavoces de Izquierda Plural, Alberto Garzón (IU) y Joan Coscubiela (ICV), y les replicaba el presidente del Gobierno. El vídeo recoge un momento en el que Rajoy ocupaba la tribuna de oradores y Villalobos estaba presidiendo la Cámara. En las imágenes se ve que la vicepresidenta está pulsando la pantalla de su tableta y, según La Marea, estaba jugando al conocido Candy Crash Saga. Villalobos, según aseguran fuentes de la Cámara, alega que estaba leyendo la prensa por Internet.

La difusión del vídeo provocó una cascada de reacciones. Desde su partido, la diputada del PP Dolors Montserrat, vicepresidenta tercera de la Mesa del Congreso, justificó que estuviera jugando: "La gente puede hacer lo que quiera mientras esté escuchando", comentó en los pasillos de la Cámara. Menos comprensivo se mostró el presidente del Congreso, Jesús Posada, que aseguró que la tarea de presidir la Cámara es "absorbente" y no conviene hacer "otra cosa". No obstante, Posada aseguró que no le iba a pedir explicaciones a Villalobos.

Desde la oposición censuraron el comportamiento de la ex alcalde de Málaga. El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, fue el más duro: "Es absolutamente injustificable que quien estaba ejerciendo como tercera autoridad del Estado y dirigiendo el debate quizá más importante en un Parlamento estuviera jugando con su iPad", denunció el dirigente socialista en los pasillos de la Cámara. A su juicio, Villalobos debería reconocer lo que hizo y pedir disculpas, porque "negar la evidencia, cuando hay pruebas gráficas de ello, es lamentable".

Por su parte, la portavoz de UPyD en el Congreso, Rosa Díez, calificó como un "desprecio a los ciudadanos" la actitud de Villalobos. En los pasillos del Congreso, Díez afirmó que jugar con la tableta durante el debate no es "anécdota" sino una "actitud" que demuestra una "falta de respeto" a la Cámara y explicó que ella utiliza los aparatos electrónicos durante las sesiones para mirar el correo o consultar dudas y no para "jugar".

No es la primera vez que Villalobos se encuentra en el ojo del huracán. En 2001, cuando la preocupación de los españoles por el mal de las vacas locas, a la entonces ministra de Sanidad no se le ocurrió otra salida que emitir frases como: "Hay que consumir carnes con todas las garantías y olvidarse de las gangas"; "el aceite de colza también estaba prohibido, pero la gente lo compraba porque era un chollo"; "las amas de casa no tienen que hacer un caldo con huesos de vaca, que además ya no se venden, y si los tienen en la nevera, que los tiren. Se puede hacer el caldo con huesos de cerdo"; "no digo que todo el mundo coma solomillo, porque no a todo el mundo le gusta y no todo el mundo puede pagarlo".

Unos años después, concretamente en 2009, en un encendido debate, tachó de "indigno" y "ladrón" al también diputado por Miguel Ángel Heredia, del PSOE.

Pocos actores en el escenario político malagueño han tenido tanto impacto como ella en este periodo. Pero los episodios de consideración se ven mezclados con salidas de pata memorables. Como cuando decidió emplear el término "tontitos " para aludir a personas con algún tipo de discapacidad, justificándose en que es la manera en la que se habla en su tierra.

Muy comentados fueron también los gritos que mantuvo con su chófer a las puertas del Congreso. Por alguna razón tardó algo más de lo que ella acostumbra, lo que desesperó a la ex alcaldesa de Málaga: "¡Vamos, Manolo!" , dijo voz en grito para continuar vociferando: "¡Al final el mío va a ser el último!" . Cuando el coche ya se aproximaba hacia ella, Villalobos expresó bien alto: "¡No son más tontos porque no se entrenan, joder!" para, segundos después subirse en el coche oficial con un gesto poco amable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios