¿Votos caídos en un saco roto?

  • Hermanos de la cofradía del Rocío se reúnen con representantes del Obispado para pedir explicaciones sobre la situación que rodea a la nueva junta de gobierno electa y que aún no ha tomado posesión

Comentarios 2

Eran unas medidas para salvar las diferencias y esas diferencias, lejos de desaparecer, han hecho que encima se retroceda. E incluso, con el riesgo de volver al punto de partida. Esto es lo que está ocurriendo en la cofradía del Rocío. El pasado día 30 el Obispado sorprendió con la publicación de un comunicado oficial en el que daba a conocer la decisión episcopal de declarar nulas "completamente" las elecciones celebradas el día 29 de octubre. Desde el palacio argumentaban para tal parecer las "graves dificultades" por que atravesaba la corporación.

Esto ocurría justo a los dos meses de los comicios, un tiempo en el que la junta electa no había sido ratificada por el Obispado que ha guardado silencio al respecto hasta el pasado viernes. De seguir así la situación, se tendrían que volver a repetir las elecciones, en las cuales participaron más de 500 hermanos. Hartos de la inestabilidad electoral que azota a la cofradía, un grupo de hermanos de la cofradía del Martes Santo, se dirigió ayer a las dependencias del palacio episcopal en busca de una solución y de que alguien les responda la duda de que para qué sirvieron sus votos. Tal y como expresaban a este periódico, no entienden como un proceso que fue aprobado paso a paso por le Obispado, ahora se declara nulo.

Tras una prolongada reunión mantenida con el delgado episcopal de hermandades y cofradías, Francisco Aranda, estos hermanos, que se quisieron mantener en el anonimato, salieron de los despachos calificando el encuentro de "muy satisfactorio", ya que "al menos, nos han escuchado y hemos podido expresarles nuestras dudas". También se mostraban un poco apesadumbrados porque les informaron de que no habrá paso atrás y las elecciones se tendrán que volver a celebrar. Ante esto, ellos aseguran su asistencia a las próximas elecciones y resaltaron que a pesar de todo "no se arrepentían" de su voto y que estaban "muy orgullosos de la persona a que elegimos como hermano mayor".

En la comunicación citada, el Obispado decretó la nulidad de todos y cada uno de los actos jurídicos producidos en la cofradía desde la apertura de dicho proceso electoral. En este sentido, el decreto supone "el cese de la actual Junta de Gobierno en funciones, cuyas plenas competencias asumirá el comisario designado, Carlos Ismael Álvarez García, que podrá designar a un grupo de personas que le auxilien en sus funciones, las cuales deberán ser aprobadas por la Vicaría General. Conforme al canon 318 del Código de Derecho Canónico Carlos Ismael Álvarez García tiene plenas facultades y atribuciones para asumir el pleno gobierno de la Cofradía y llevar a cabo la decisión decretada".

El pasado mes de octubre, los hermanos de la cofradía del Rocío acudían a las urnas para elegir al que sería el hermano mayor de la corporación. La cita electoral previstas para el 22 de dicho mes, se pospuso al 29. Esa decisión fue tomada por el Obispado de Málaga a escasos días de la convocatoria y se informaba de la desestimación una impugnación promovida el pasado 4 de octubre por la candidatura que preside Cristóbal Peñarroya, que solicitaba la anulación de la que capitanea Juan José Lupiáñez.

Una vez aprobadas las dos candidaturas el día 29 de octubre, se celebraron por fin los comicios resultando como ganadora la lista encabezada por el hermano mayor saliente, Juan Lupiáñez, frente a la opción liderada por Cristóbal Peñarroya, que se formalizó en una holgada victoria de 324 frente 221 votos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios