El abandono es el maltrato más habitual a los ancianos y ya afecta a cerca de 3.000

  • Pellizcos, amenazas, falta de aseo, alimentación inadecuada o uso indebido de la pensión · Los mayores están expuestos a muchas formas de malos tratos, la mitad de los casos son dejación y de sus propios hijos

No debe ser fácil llegar a anciano. El cuerpo falla, los hijos se han ido, a veces falta la pareja de toda la vida, la soledad hace mella y se depende de los otros para demasiadas cosas. La mayoría de los ancianos tienen la fortuna de contar con algún familiar que los cuida con esmero y afecto. Pero no todos. En torno a un 5% de los mayores sufren algún tipo de maltrato. No hay estudios para sacar a la luz este problema social. Pero la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) estima que cada médico de cabecera tiene una docena de casos, lo que en la provincia supondría que hay unos 5.000 ancianos maltratados. Generalmente no se trata de violencia extrema. Son amenazas, gritos, pellizcos... Pero también está el uso indebido de la pensión o el abandono. Simplemente el abandono. Este último se da en la mitad de los casos y es la forma más frecuente de maltratar a un viejo. En Málaga, según los cálculos de Semfyc puede haber unos 3.000 ancianos maltratados por omisión y los responsables mayoritariamente son sus propios hijos.

"Los mayores maltratados -por acción u omisión- son muchos y es un problema muy oculto. El hombre o la mujer que lo padece difícilmente lo denuncia porque forma parte de la intimidad de la familia, porque el maltratador suele ser un hijo y porque si lo denuncia ¿qué le espera?", reflexiona Juan Manuel Espinosa, coordinador del Grupo de Atención a Personas Mayores de la Semfyc. Aunque hay casos de violencia extrema o de abusos sexuales, lo más habitual es el abandono que se manifiesta con desnutrición por una mala alimentación, ropa inadecuada, falta de aseo o solamente soledad porque sus familiares no le hacen compañía.

El toque de atención sobre la situación de estas personas tan vulnerables lo han dado los médicos de familia a través de la Semfyc. Esta sociedad advierte que el maltrato a los mayores es un problema menos detectado que la violencia de género. Y la previsión es que siga en aumento. "Va a ir a más porque la población está cada vez más envejecida. Los recursos son limitados, la demanda es muy grande y cada vez hay más personas mayores que viven con pocos recursos", resume Antonio José Aragón, médico de familia en San Pedro de Alcántara.

Los cambios científicos y sociales influyen en este escenario social. Antes los ancianos que empezaban con problemas graves de salud vivían menos tiempo. Ahora, las patologías se cronifican y hay mayores que luchan contra una dolencia durante varios años. Por otra parte, hasta hace poco la mujer se encargaba de los cuidados de los mayores. En la actualidad, la incorporación femenina al mercado laboral complica la atención de los abuelos.

Espinosa entiende las causas del abandono como maltrato: "No siempre es porque los hijos sean perversos. El problema es que en el 80% de los casos analizados, los cuidados recaen sobre la familia. Y cuando hay que cuidar 10 años a una persona; el paseo, la alimentación y la higiene se van relajando". Pero insiste en que hay que tomar medidas frente a esta problemática, como involucrar a varios familiares en el cuidado y potenciar la participación institucional en esa atención a través de centros de día que sean un respiro para la familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios