¿Se acabó ligar los salarios a los precios?

  • España tiene que mejorar su productividad pero nadie sabe cómo · Expertos malagueños creen fundamental un consenso social

Comentarios 2

Todos los expertos, nacionales e internacionales, aseguran de forma tajante que la economía española debe mejorar su productividad. Hasta la canciller alemana Ángela Merkel se lo ha exigido a Zapatero. Sin embargo, nadie ha explicado nunca cómo hacerlo. ¿Se tendrían que dejar de regular los sueldos en función del IPC? ¿Qué criterios se seguirían? Si la empresa tiene pérdidas ¿tienen que pagarlo los empleados con continuas reducciones de salarios? ¿Cómo mide la empresa la productividad de cada trabajador? Puede haber miles de opiniones que se sustenten en prestigiosas teorías económicas pero, a la hora de la verdad, nadie sabe qué hacer.

Javier González de Lara, vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), habla claro: "no está mal que se abra el debate pero el asunto está muy verde". González de Lara explica que, en su opinión, "el mejor mecanismo es marcar unas pautas que definan la productividad a través del diálogo social entre empresarios y sindicatos". No obstante, destaca que "esos parámetros tienen que ser transparentes y claros para que luego no pueda haber interpretaciones distintas en cada parte de España o en cada sector. Sin esos parámetros, el debate sería abstracto". En cualquier caso, el vicepresidente de la CEM estima que "es un tema muy serio que le da una vuelta de calcetín al sistema de incrementos salariales y para cambiar ese sistema del día a la noche haría falta un análisis profundo".

En los sindicatos la duda es similar. Antonio Herrera, secretario general provincial de CCOO, cree que lo primero que habría que hacer es definir exactamente qué es la productividad. "Se podría decir que ahora somos el país más productivo del mundo porque hay mucho trabajo por hacer y mucha gente parada", afirma irónicamente. Herrera señala que para unir la productividad al factor salario "tiene que haber una transparencia y una confianza mutua entre los empresarios y sus trabajadores, porque si el empleado tiene que hacer un sacrificio personal tiene que saber cómo se está gastando el dinero su empresa". En este sentido, el dirigente sindical reclama que los empleados sean parte activa de la organización de la compañía, un aspecto que no suele hacer gracia a los directivos de las empresas. "Todos seríamos responsables de todas las decisiones si se definieran de forma conjunta, con una dirección participativa por objetivos", continúa.

Herrera apunta que para mejorar la productividad el primer elemento clave es la tecnología, seguida de la organización del trabajo, los recursos humanos, las relaciones laborales, las condiciones del trabajo y, por último, la calidad, a la vez que rechaza todos aquellos argumentos en los que se afirma que se gana productividad abaratando salarios.

¿Y qué dicen los economistas? Francisco Villalba, director de Analistas Económicos de Andalucía, aboga porque los salarios estén ligados a la situación económica de cada empresa, "pero eso supone un cambio de mentalidad que no es fácil". Villalba cree que unir salario e IPC "está superado" así como los convenios sectoriales porque "imponen condiciones homogéneas a todo un sector cuando cada empresa tiene sus características". El director de Analistas critica que el sistema laboral es "muy rígido" de forma que "cuando hay problemas lo primero que se hace es despedir gente en lugar de reducir horas, como se hace en Alemania, u otras condiciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios