Elías bendodo. presidente del pp de málaga

"Es hora de actualizar el proyecto, ahora el reto es ganar y gobernar"

  • El líder de los populares afrontará el congreso en el que será reelegido presidente con la vista puesta en las municipales de 2019 y el debate sobre la sucesión de Francisco de la Torre

El presidente del PP en una de las sillas del Salón de los Pasos Perdidos de la Diputación Provincial. El presidente del PP en una de las sillas del Salón de los Pasos Perdidos de la Diputación Provincial.

El presidente del PP en una de las sillas del Salón de los Pasos Perdidos de la Diputación Provincial. / javier albiñana

Han pasado ya 9 años desde que Elías Bendodo (Málaga, 1974) fuera elegido presidente del PP en un congreso en el que sucedió a Joaquín Ramírez. A sus 42 años, Bendodo parece un veterano de la política en un periodo convulso para el partido por los casos de corrupción. En su horizonte político ya están las elecciones municipales de 2019.

-Llega al congreso de este fin de semana con el apoyo del 98% de los afiliados. ¿Hay vida más allá de Bendodo en el PP malagueño?

-Sin duda, en el PP de Málaga la clave es que tiene un magnífico equipo, que es mejor que yo. Una de las ventajas es que durante todos estos años me he sabido rodear de personas que en sus campos son mejores que yo. Eso ha hecho que el PP sea ahora más fuerte.

-Sus antecesores más directos en la dirección del partido solicitaban el relevo tras cumplir el segundo mandato. ¿Qué le ha llevado a un tercero cuando usted siempre ha sido un defensor de limitarlos?

-Me he mostrado a favor de limitarlos en las instituciones públicas, creo que eso es bueno. En este caso, las bases, mis compañeros, me han pedido que me presente a un tercer mandato y yo lo hago. Pero sobre todo porque tengo las ganas, la ilusión y las ideas de seguir liderando este proyecto en Málaga, que es el partido preferido de los malagueños.

-En esta dirección ha promocionado a Patricia Navarro, una persona que no estaba en su círculo de colaboradores más estrecho. ¿A qué se debe el cambio?

-Patricia siempre ha sido una persona de confianza, ella me relevó como concejal de Juventud en el Ayuntamiento de Málaga. Hace años que nos conocemos y ha mejorado mucho en estos años. Ha demostrado una madurez importante, saber estar y es muy querida en el partido.

-La calma con la que afronta el congreso contrasta con los enfrentamientos que rodean al partido en provincias como Sevilla, Granada, Jaén y Córdoba.

-No vale decir que como hay una sola candidatura no hay democracia interna y que como hay dos hay crisis. Igual de legítimo es que haya una candidatura, dos o tres. De todos los procesos se sacan conclusiones positivas para el partido. En mi caso, al haber una candidatura sola, nos podremos centrar en las propuestas que vamos a hacer para la provincia. Es igual de sano políticamente que haya un debate interno a que no lo haya.

-¿No puede dar la sensación de que Moreno Bonilla no es capaz de poner orden en el partido?

-El liderazgo de Moreno Bonilla quedó perfectamente ratificado en el congreso regional del partido, con el 97% de los votos de los compromisarios. El debate no es ése, el debate es la elección de las direcciones provinciales en otras provincias, no en la regional.

-Nada más ser elegido tendrá que hacer frente a un casting municipal. En Marbella, Torremolinos, Nerja, Benalmádena, Antequera y Estepona tendrá que buscar nuevas caras. En los dos últimos casos ellos ya han trasladado que no quieren seguir. ¿Piensa ya en clave municipal?

-No hablaría de caras nuevas, hablaría de actualizar el proyecto. Los proyectos se actualizan contando con todo el mundo y lo que buscamos es seguir sumando personas por detrás que hagan más grande el proyecto del PP. No le engaño si le digo que el reto en las pasadas municipales fue ganar y ganar. Y ganamos. Ahora el reto es ganar y gobernar. Se ha demostrado que en algunos casos ganamos y no gobernamos porque se unen el resto de partidos que pierden y es lo que vamos a intentar combatir: ganar de forma suficiente para no tener que depender de otros partidos.

-Con los cambios que el domingo hizo públicos da la sensación de que Torremolinos es una prioridad para usted. Lo digo por Margarita del Cid, que pierde la secretaría general para centrarse, según la versión oficial, en recuperar esa Alcaldía.

-Margarita del Cid es una gran secretaria general del partido, la mejor que yo podía tener. Pero aquí somos un equipo de fútbol y algunas veces uno juega en la portería, otras en el centro del campo y otras hay que hacer goles. A Margarita le toca ahora meterlos y tiene que jugar de delantera centro para asumir el reto de recuperar la Alcaldía de Torremolinos para el PP.

-El problema es que Pedro Fernández Montes (ex alcalde de Torremolinos) parece que no tiene muchas ganas de ir al banquillo.

-Nuestras renovaciones siempre se producen por adicción. Nunca excluimos y todos tienen que aportar.

-Siguiendo con el símil futbolístico que usted ha hecho, él sigue teniendo mucho peso en el vestuario.

-Yo creo que cada uno tiene que aportar lo mejor que pueda en el mejor momento que pueda. Pero el PP no deja a nadie en la estacada.

-Pero si usted ha decidido que Margarita del Cid juegue como delantero centro, él deberá pedir el cambio, ¿no?

-El futuro de Torremolinos lo va a liderar Margarita del Cid y para ello tendrá que contar con todos, con gente nueva y con la experiencia de personas que llevan muchos años en el municipio, como es el caso de Pedro.

-En dos años han prosperado cinco mociones de censura. ¿Dónde será la próxima?

-Las mociones de censura son unas herramientas perfectamente legítimas, más en estos tiempos en los que se está planteando que recuperen las alcaldías los partidos que ganaron las elecciones. No hay avanzada ninguna, pero si una moción de censura tiene sentido es para que un alcalde recupere la Alcaldía que ganó en las urnas.

-¿Caso de Rincón?

-Hay muchos más.

-¿Nerja?

-Y más.

-¿Marbella?

-Más, más y más.

-¿Cuáles?

-Más.

-En Marbella usted fue el que dijo que no descartaba una moción tras dos años de mandato.

-Nosotros nos hemos ofrecido a hablar como siempre.

-¿Con Opción Sampedreña?

-Repito, nosotros nos hemos ofrecido a hablar como siempre.

-¿Le dolió especialmente perder Marbella?

-Marbella para nosotros es esencial, es el municipio más fuerte por detrás de la capital y es una marca turística de referencia y nos preocupa esa caída de confianza en la marca Marbella debido a la incertidumbre por la ausencia de un plan general. Marbella se está quedando atrás y espero que haya altura de miras por parte de todos, especialmente en Opción Sampedreña para darse cuenta de que en Marbella debería gobernar quien ganó.

-Usted ha pospuesto para la primavera del año que viene el debate sobre la sucesión en la Alcaldía de la capital y la semana pasada se alineaba con Francisco de la Torre en la polémica del Metro, incluso con un discurso más duro que el del alcalde. ¿Es ésa la estrategia para una relevo pacífico?

-Son temas distintos, el candidato del PP para las elecciones de 2019 será el candidato que quieran mis compañeros. Paco de la Torre ya ha dicho que no va a ser el candidato y yo estoy a disposición de mi partido, pero eso no se decidirá ahora sino en la primavera de 2018. Eso es un tema distinto al del Metro. Lo que ha hecho la Junta de Andalucía es una agresión en toda regla a la ciudad, una invasión a las competencias municipales. Esto es muy grave, esto se hace en contadas ocasiones. Que yo recuerde se ha hecho cuando se retiraron las competencias urbanísticas al Ayuntamiento de Marbella. Y ahora con el Metro. La Junta de Andalucía ha ido demasiado en contra de la ciudad y de los vecinos y la ciudad no se puede quedar callada en contra de esta agresión. El Metro debe ir soterrado y la Junta debería actuar con sentido común.

-Eso es fácil decirlo, pero pasan los meses y el conflicto está cada vez más enconado.

-Yo creo que el diálogo no debe apagarse y debe permanecer. Se acusa al alcalde de que firmó, pero la Junta también firmó y hay manifestaciones de la presidenta de que no se hará nada que no esté consensuado con los vecinos. Y ese tema no está consensuado con los vecinos, se le ha impuesto a los malagueños y eso es incumplir el acuerdo.

-Tanto usted como el alcalde ponen el escudo de los vecinos, pero el día de la manifestación contra el Metro en superficie al civil salieron a la calle 140 personas.

-La manifestación de los vecinos no hay que verla por ahí. Ellos están representados en colectivos y no se ha hablado con ellos.

-Dice que De la Torre ya ha dicho que no va a ser el candidato, pero él sigue siendo ambiguo con su futuro político. Un hombre que con 74 años decide exponerse con una bicicleta BMX en público no da la sensación de que plantee retirarse.

-Yo creo que es un tema que está hablado y zanjado. De alguna manera lo que tenemos que hacer es hablar del futuro. Yo también me monté recientemente en una bicicleta y también me caí y no hubo consecuencias ni vídeo. No creo que sea importante ese gesto, en cualquier caso el proyecto de ciudad de Málaga que tiene Paco de la Torre tiene que tener una continuidad con un alcalde del PP. A Málaga le ha ido bien con el PP y debe seguir con un alcalde del PP.

-¿Cree que son necesarios esos gestos para acercarse al electorado?

-Yo creo que ni son necesarios ni son forzados. Conocemos al alcalde y se implica en cada evento al que va. Si va al festival de verdiales en Puerto de la Torre, se implica en la banda de verdiales. Si va a la caseta del Rengue con los mayores, baila con los mayores. Me parece bien implicarse al cien por cien con los acontecimientos de la ciudad.

-Con todos los escándalos de corrupción que han azotado al partido, ¿no cree que el futuro debe pasar por una profunda regeneración?

-Se produce una regeneración en mi partido. Tú puedes meter la pata en este partido, pero no puedes meter la mano. Si metes la pata lo entendemos, somos humanos. Pero el partido es tajante: si alguien mete la mano se le expulsa . Eso lo vamos a seguir haciendo.

-Un día después de que usted sea nombrado presidente del PP, la militancia del PSOE elegirá a su próximo secretario general. ¿Cómo está viendo el proceso?

-Entre Sánchez, López y Díaz están firmando el acta de defunción del PSOE al unísono. El PSOE en España va a seguir un camino similar al que ha recorrido en Francia y al que se está siguiendo en Alemania. Por tanto el PSOE tiene que reinventarse y regenerarse. Además a España le interesa un PSOE fuerte porque cuando está débil lo que crece es el populismo y eso no es bueno. Nuestro sistema democrático necesita un PP fuerte, que está, y un PSOE fuerte, que no lo está. Por lo que tiene que actualizar personas e ideas. Están en la actualización de las personas, pero no en la de las ideas, que siguen siendo las mismas.

-Entre Sánchez, López y Díaz, ¿con quién se queda?

-Como no voto en las primarias es un tema en el que no me he parado a pensar. Ni nadie me ha pedido el voto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios