Un acusado en el caso Malaya recusa a la magistrada Aurora Santos

  • Alude a que fue delegada de Justicia y la Junta ejerce la acusación particular

Uno de los 103 acusados en el caso Malaya contra la corrupción política en Marbella ha recusado a la magistrada Aurora Santos, que previsiblemente formará parte del tribunal que juzgará este asunto y que fue delegada de Justicia durante dos legislaturas hasta las elecciones autonómicas de 2008.

La recusación ha sido formulada por la defensa del procesado Andrés Liétor y en el escrito presentado hace unos días en la Sección Primera hace ver que esta magistrada fue un cargo discrecional de la Junta de Andalucía, al ejercer durante dos mandatos consecutivos como delegada en Málaga, y sin embargo ahora forma parte de un tribunal que debe juzgar un sumario en el que la Junta de Andalucía ejerce la acusación particular.

En este momento, y una vez presentada la recusación, se ha dado traslado al resto de las partes personadas en el procedimiento y posteriormente deberá ser la propia magistrada quien indique si acepta o no la recusación. En caso de no aceptarla, el asunto se llevará a la presidencia de la Audiencia, que a su vez deberá nombrar a un instructor del incidente de recusación y, finalmente, será la Sección Segunda a la que normativamente le corresponderá dirimir si acepta la recusación formulada contra Aurora Santos.

En el supuesto de que se rechazara, al recurrente, Andrés Liétor, aún le quedaría otra última oportunidad de plantear este asunto justo antes del inicio del juicio como cuestión prejudicial.

Se da la circunstancia de que en abril del año pasado la Sección Primera de la Audiencia llamó la atención en varios autos al abogado de Andrés Liétor por acudir a "innecesarios recursos procesales" que mermaban "la eficacia a la actividad jurisdiccional" e incluso podían "originar fricciones que no deberían existir entre profesionales del mundo del Derecho".

Esta reprimenda figuraba en varios autos en los que la Sección Primera respondía a recursos interpuestos por Liétor contra la libertad de otros acusados en el procedimiento.

Además, durante las vistas orales de los dos primeros recursos contra el auto de procesamiento en el caso Malaya Liétor fue el único acusado que pidió sentarse en el banquillo y el único que en una ocasión pidió la venia al tribunal para autodefenderse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios