La hija del acusado de matar a su yerno dice que no tenían una mala relación

La hija del capitán de la Guardia Civil acusado de matar a su yerno -al novio de ésta- en Rincón de la Victoria en febrero de 2005 aseguró ayer que a su padre no le gustaba su pareja, pero dijo que la relación entre los dos no era mala. "Se respetaban", indicó la testigo, que afirmó que no se esperaba "para nada" lo que ocurrió.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Málaga prevé dejar hoy visto para sentencia este juicio en el que la Fiscalía pide para el acusado la pena de 22 años de prisión por un delito de asesinato y otro de tentativa de homicidio, ya que según el Ministerio Público también intentó matar al hermano de la víctima.

La joven indicó que a su padre "no le gustaba" su novio porque tenía antecedentes, pero precisó que la relación entre ambos "era buena". No obstante, relató que sus padres, sobre la madre, "lo pasaron mal" por su relación con la víctima, a la que conocía desde hacía unos dos meses y con la que convivía desde seis días antes a cuando se produjo el crimen.

La testigo estuvo presente el día de los hechos, aunque no en el momento justo en el que se produjeron los disparos. Relató al tribunal que el hermano de su novio salió de la casa cuando oyó los tiros, estuvo forcejeando con su padre, le quitó una pistola y "le apuntó", algo que contradice la versión del fiscal y que la joven no dijo en su declaración anterior en el juzgado. Insistió en que en ningún momento vio al acusado apuntando al hermano del fallecido ni tampoco oyó que su padre lo amenazara con matarlo. El afectado, que también declaró ayer como testigo, manifestó que intentó quitarle al acusado las dos armas con mucho esfuerzo, en dos momentos distintos, y aseguró que éste le apuntó con una de ellas.

Otro testigo amigo de la pareja que estaba con los dos jóvenes cuando sucedieron los hechos señaló que vio cómo el acusado comenzó a hablar y empujar a la víctima, que se dirigió hacia el interior del edificio en el que vivía, momento en el que el capitán en la reserva sacó el arma y "se colocó" para disparar una primera vez. Luego lo hizo cuatro veces más, según su versión.

Esta descripción coincide con la que ofrecieron dos obreros que trabajaban justo en frente del bloque, que declararon que vieron la discusión inicial entre ambos hombres y cómo el acusado disparó al joven cada vez más cerca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios