Dos acusados de blanquear 136 millones admiten los delitos

  • La Audiencia juzga a la red acusada de dar salida legal a dinero de drogas

Comentarios 0

Casi ocho años después de que la Policía detuviera a la que entonces se consideró la principal red de blanqueo de capitales de Málaga, se sientan en el banquillo 17 de los 18 acusados de blanquear 136 millones de euros entre 1997 y 2000 en varias oficinas de cambio de moneda.

Dos de estos acusados admitieron ayer que lo que ocurría en estas oficinas era "sospechoso", dado el ingente volumen de dinero en divisas que se llevaba a los bancos por cambiarlo por pesetas, entonces la moneda oficial española. Estas dos personas alcanzaron ayer mismo un acuerdo con la Fiscalía y aceptaron dos años de cárcel, frente a los seis que inicialmente les pedía el fiscal.

Entre ellos figuran Mouna K. compañera sentimental en aquella época de César C., que según el fiscal es uno de los presuntos cerebros de la trama, junto a su hermano David.

Los hermanos poseían varios locales de cambio de moneda en la Costa del Sol. Uno de ellos, en Torremolinos, fue abierto a nombre de la propia Mouna, y en él se llegaron a cambiar en este tiempo 5.251 millones de pesetas. La mujer se desentendió ayer de la actividad interna de la oficina "que llevaba un empleado" y sólo afirmó que tuvo la sospecha de que podría tratarse de dinero procedente del contrabando de estupefacientes.

También admitió los hechos y aceptó una condena de dos años Jorge M. , empleado de la oficina de cambio que César también poseía en Marbella. Afirmó que sólo trabajó unos meses "llevando y trayendo" importantes sumas de dinero al banco, a pesar de que en la casa de cambio "no entraba casi ningún cliente".

En la sesión judicial de ayer rechazó prestar declaración ante el tribunal David C., mientras que su ex pareja, Marina N., sí respondió a las preguntas de las partes. Ella figuraba como administradora de otra oficina de cambio de Marbella. Aseguró que no estaba al tanto de la actividad, porque se dedicaba a la parte de negocio de telecomunicaciones que se realizaba en la tienda. No obstante, a preguntas del fiscal Gabriel Gómez, tuvo que admitir que entre 1997 y 2000 llevó personalmente al banco 4.568 millones de pesetas, aunque se esforzó en reiterar que no había nada turbio en los negocios familiares.

La sesión judicial se prolongará durante toda esta semana. Hoy está previsto que el tribunal interrogue a César C., condenado recientemente por traficar con más de 1.000 kilos de hachís.

De los acusados, 10 están imputados en blanqueo, por lo que se enfrentan a seis años de cárcel, y cinco a dos por presunta complicidad.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios