"Si alguien sigue tenso debería hacérselo mirar"

Ignacio López tras las primarias celebradas en el PSOE el pasado mayo. Ignacio López tras las primarias celebradas en el PSOE el pasado mayo.

Ignacio López tras las primarias celebradas en el PSOE el pasado mayo. / javier albiñana

-¿qué se siente al ser el único malagueño en la nueva ejecutiva federal del PSOE?

-Lo que se siente no es por ser el único malagueño. Se siente algo especial porque es el máximo órgano del PSOE y es un honor y un orgullo tremendo, donde hay gente con una experiencia política gigantesca y de una brillantez intelectual tremenda. Estar compartiendo mesa y decisión con tantas personas de ese tipo es un honor.

-¿Se imaginaba hace tan sólo un mes que ocurriría esto?

-La verdad es que no. Evidentemente cuando uno empieza todo esto no piensa en estas cosas y más nosotros que para poder haber sido capaces de sacar el proyecto político adelante ya ha sido tremendo. Evidentemente que el secretario general haya depositado su confianza en mí para entrar en la ejecutiva federal es algo que puedes soñar en algún momento, pero que no se toma uno en serio.

-Se hará cargo de la secretaría de Movimientos Sociales, ¿exactamente cuál será su función?

-Está todavía por definir porque se ha configurado una comisión ejecutiva federal con un organigrama nuevo y con una estructura que no había hecho nunca antes. Pero básicamente consistirá en hacer parte a todos los movimientos sociales en este proyecto político y el tener una relación con ellos de compañeros de viaje hacia el cambio que la gente progresista del país quiere que haya en España.

-¿Le supuso muchas presiones internas el posicionarse a favor de Pedro Sánchez en las primarias en una región donde Susana Díaz partía como favorita?

-Personalmente he estado colaborando con Pedro Sánchez desde 2014 y cuando no lo conocía nadie, por lo que no he dejado de estar trabajando con él y apoyándolo. Soy un militante libre y lo sigo siendo, y siempre he estado con la persona que he considerado que era la mejor para liderar un proyecto político atractivo y que hay que hacer en un momento determinado. No me condiciona nadie, ni nada. Así lo hice cuando con José Luis Rodríguez Zapatero, así lo hice en 2011 con Alfredo Pérez Rubalcaba, así lo hice en 2014 con Pedro Sánchez y lo he vuelto a hacer con él. No tomo una decisión en base a si es o no mayoritario, sino si es lo mejor que hay.

-No obstante, ahora se abre un nuevo periodo previo a una etapa bastante complicada en el seno del partido, ¿cree que la tensión se irá calmando?

-No sé si hay gente tensa, yo desde luego tenso no estoy sino totalmente contento y satisfecho porque percibo que la gente progresista está encantada. Si la inmensa mayoría de los votantes del PSOE y quienes dejaron de votarnos están dispuestos a votarnos ahora, y alguien hay tenso con eso debería hacérselo mirar. Creo que el partido es una herramienta, no un fin en sí mismo. Somos un instrumento para la ciudadanía progresista para llevar el proyecto político a las instituciones. Ese es el objetivo del PSOE y no creo que nadie pueda seguir tenso con eso.

-¿La destitución de Miguel Ángel Heredia era algo esperable en base a su posicionamiento contra Sánchez?

-Era esperable no tanto por su posicionamiento, sino porque la dirección política del PSOE es nueva y son decisiones que se toman cuando llega alguien nuevo. No creo que le haya sorprendido a nadie.

-¿Con la vista puesta ya en las elecciones generales?

-Para eso queda mucho todavía. Ahora mismo vienen los congresos provinciales y regionales, y hay que llevar el proyecto político del PSOE hasta la última agrupación local. Trabajaré para que eso sea así.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios