El alumbrado navideño de Málaga gastará sólo el 25% de la electricidad de años anteriores

Las luces navideñas que el centro histórico de la capital malagueña lucirá desde hoy consumirán tres cuartas partes menos de energía eléctrica que las de años anteriores. La preocupación por la contaminación y el cambio climático ha llevado al Ayuntamiento de la ciudad y a la empresa responsable de la iluminación callejera a optar por unas microlámparas de bajo consumo que gastarán 200 kilovatios diarios, equivalentes a los que consumen al día unas 20 casas en las que vivan tres personas, frente a los 800 que serían necesarios con una bombilla normal.

Un millón y medio de estas lámparas especiales iluminarán Málaga durante casi 40 días. El número de bombillas empleadas este año es similar al de las últimas fiestas. La principal diferencia del alumbrado que ha diseñado la empresa Iluminaciones Ximénez para este año es que todas serán de bajo consumo, es decir, cada una tendrá un gasto energético de 0,04 vatios o lo que es lo mismo un 70 por ciento menos que otro tipo de lámparas.

Ya el año pasado se usaron algunas de estas microlámparas en la iluminación navideña de la capital, según explicó a este periódico el gerente de la compañía, Francisco Jiménez, que adelantó que esta tendencia se mantendrá en los próximos años "no sólo para lograr un ahorro energético, sino también para reducir la contaminación".

Pero no será la única novedad que incluirá el alumbrado de esta Navidad para lograr reducir el gasto energético. La iluminación de tres almendros, de unos tres metros de altura cada uno, que se han colocado en el casco antiguo de Málaga se hará con luces frías de tipo led. Su particularidad es que tienen un consumo aún menor que las microlámparas, ya que son de 10 vatios frente a los 60 que tiene una bombilla convencional.

Según el gerente de la empresa de iluminación Ximénez, el objetivo es que "todas las lámparas que se usen para adornar la ciudad sean de este tipo" porque, aunque cuestan más, "este gasto se podría distribuir en los años siguientes".

También llevará este tipo de iluminación el árbol de Navidad que se ha instalado en la Plaza de la Marina de la capital y que este año se ha decidido que el color de la luz sea rosa en homenaje a la mujer.

El alumbrado navideño, que será inaugurado esta tarde, permanecerá encendido hasta después de la festividad de Reyes y su horario será desde las 18.00 hasta la medianoche los días laborales. Durante los días festivos, en cambio, la iluminación del centro histórico se mantendrá hasta las 3.00, al igual que se ha hecho en años anteriores.

Para atender las recomendaciones lanzadas por algunas administraciones y colectivos ecologistas, ya hay algunas ciudades españolas que han optado por reducir el número de horas en las que el alumbrado permanezca encendido con el fin de ahorrar energía eléctrica. Es el caso de Madrid, que según Jiménez, ha decidido este año que las luces se apaguen a las 22.00 en lugar de en la medianoche durante los días no festivos.

Esta posibilidad también está siendo contemplada por el Ayuntamiento de Málaga que podría sumarse a la iniciativa para no derrochar electricidad durante la época navideña, una de las de mayor consumo del año.

Sin embargo, a diferencia de lo que pueda parecer a simple vista, el gasto energético derivado del alumbrado de las calles del centro malagueño durante estas fechas "apenas representa una gota de agua dentro de un vaso", aseguraron fuentes de la compañía eléctrica Sevillana-Endesa.

Los cálculos de la empresa estiman que los 200 kilovatios de energía que se consumirán diariamente por este motivo equivalen al gasto de unas 20 viviendas en las que residen unas tres personas. Esto significa, según las fuentes de la compañía eléctrica, que "su incidencia no influirá prácticamente nada en el variable de consumo que estará condicionado por el hecho de que haga o no frío durante esos días".

Según los estudios del Ministerio de Industria, los ayuntamientos españoles gastan en la iluminación navideña unos 30 millones de kilovatios por hora, lo que equivale al consumo de unas 50.000 viviendas al año. Lo más preocupante es que este gasto supone la emisión de 10.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Ecologistas en Acción critica, por su parte, que las principales ciudades gastarán este año más de 6 millones de euros en la instalación y el mantenimiento de este alumbrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios