Un apagón deja sin luz casi una hora a más de mil abonados en pleno centro

  • Afectó al entorno de las calles Calderería, Sánchez Pastor y Méndez Nuñez · La avería se produjo en un cable subterráneo

Comentarios 1

"Nos ha destrozado la tarde". Así se quejaba Jesús Díaz, trabajador del Café Madrid, por el apagón de casi una hora que dejó sin luz a más de mil abonados en pleno centro de Málaga. El corte de suministro afectó el entorno de las calles Calderería, Sánchez Pastor y Méndez Nuñez.

El suministro eléctrico se cortó sobre las 19:15. "Justamente cuando estábamos en el apogeo de gente. No podíamos usar la máquina del café ni la freidora. Así que hemos perdido la tarde", insistía el trabajador de la cafetería ubicada en la calle Calderería.

Una portavoz de Sevillana-Endesa explicó que la avería se produjo en un cable subterráneo de la subestación Centro. Eso provocó que una línea se quedara sin suministro y dejara a 1.016 abonados sin servicio. La compañía informó que el corte duró poco más de 45 minutos y que a las 20:04 el suministro había quedado reestablecido. "Estamos abiertos a recibir las reclamaciones que los usuarios puedan presentar, aunque en 45 minutos no se puede haber echado mucho a perder", añadió.

Pero los comerciantes de la zona -de muchas tiendas y cafeterías- no se quejaban de que se les hubiera estropeado mercancía, sino de la clientela que habían perdido. El propietario de la Heladería Llao-llao estimaba que podía haber dejado de ingresar unos 500 euros. "A la hora que se fue la luz tenía una cola enorme de gente. Pero los clientes se fueron porque estas máquinas congelan al momento y sin luz no había forma de servir los helados", comentaba. De todos modos, dudaba que quejarse en la prensa o poner una reclamación sirviera para algo. "¿Para qué va a servir? ¿Para que te descuenten 50 euros en la factura?", se preguntaba.

La bodega Las Garrafas, en la calle Méndez Núñez, tuvo más suerte. La luz volvió minutos después de que abrieran, sobre las 20:00. El trabajador de un bar de la calle Sánchez Pastor agradecía la hora a la que se había producido el apagón porque no tenía mucha clientela. "Menos mal que ha sido hoy y no el domingo", afirmaba.

Francisco Álvarez, empleado de una tienda de artesanía asiática de la calle Méndez Nuñez, acostumbrado a ir a la India en busca de mercancía, lo llevaba con filosofía. A oscuras, en su tienda, obviamente se había vendido menos. "No hemos perdido mucho, pero una costa es que haya cortes en la India y otra que esto pase en Málaga. En una ciudad como esta, algo así no debería ocurrir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios