Las zonas de aparcamiento de la Feria acaparan la mayoría de las quejas de los consumidores

  • La UCE critica el mal funcionamiento del transporte metropolitano durante la Feria

El transporte metropolitano y las zonas de aparcamiento fueron los asuntos que más quejas recibieron por parte de los usuarios durante la Feria de la capital malagueña, que tuvo lugar del 14 al 21 de agosto, según la Unión de Consumidores de Málaga.

Así, los aparcamientos concentraron la mitad de las quejas y el transporte el 25%, mientras que el botellón y los precios de la alimentación recibieron cada uno de ellos el 10% de las protestas y el derecho de admisión, el 5% restante.

El servicio prestado por Autobuses Portillo descendió, según la Unión de Consumidores de Málaga, a la mitad, al tiempo que apuntó que las comunicaciones de Málaga y su provincia "siguen siendo escasas" y, según el horario, "nulas".

Por ello, lamentaron que, incluso, en la Feria de Málaga la empresa Portillo haya sido "incapaz de dar un servicio a la altura de las circunstancias. Ni la cantidad de los autobuses dispuestos ni la calidad de los mismos han satisfecho la demanda necesaria".

En el tema de los aparcamientos, numerosos usuarios se quejaron de "la mala señalización" de dichos espacios y, además, de que los lugares habilitados para estacionar el vehículo en el Real de Cortijo de Torres se encontraban "muy alejados de la Feria".

Del mismo modo, recibieron numerosas quejas sobre los lugares especiales habilitados para residentes, ya que, se produjeron casos en los que "la persona tenía su vivienda en una de las urbanizaciones cercanas a la Feria, con plaza de garaje incluida, y los guardias de seguridad no le permitió el acceso, alegando, en estos casos, que no coincidían los datos que poseían con las documentaciones presentadas".

La facturación de los hosteleros y las casetas cayó entre un 20 y un 25% de media y "la crisis no ha sido la única culpable de esta situación", según apuntó la Unión de Consumidores, que explicó que barras de alcance en la plaza de la Constitución y calle La Bolsa y tiendas "reconvertidas" que se han dedicado a vender alcohol durante estos ocho días "han propiciado que los bares y hosteleros de la ciudad vean mermadas sus ganancias y hayan contribuido al desarrollo del botellón".

La Unión de Consumidores criticó, además, los restos de basura y las grandes concentraciones de gente en espacios de la vía pública en las calles del centro y del Real, lo que "no contribuye a recuperar la imagen de la Feria de Málaga de antaño".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios