El archivador de sueños

  • Veinte científicos, ingenieros y matemáticos internacionales, entre ellos Umberto León, crean una aplicación para el móvil que registra episodios oníricos y los comparte en la red

Soñar es algo universal. Según los últimos estudios, el ser humano pasa un tercio de su vida soñando. Sin embargo, el 95% de los sueños se desvanecen antes de que uno se levante de la cama, dejando en el subconsciente una gran cantidad de información bastante interesante en el campo de la ciencia. Los avances en el sector de la comunicación y la tecnología han hecho posible que un grupo de 20 profesionales, entre ellos el neurocientífico andaluz Umberto León, procedentes de diferentes puntos de Europa y Estados Unidos desarrollen una aplicación para el móvil que registra los episodios oníricos y permite subirlos a la nube, creando así una base de datos virtual para el análisis e investigación de la comunidad científica.

Shadow, proyecto fundado por el científico Hunter Lee Soik, "pretende mostrar de forma anónima y libre el estado del subconsciente colectivo mundial", señala Umberto León, que reside actualmente en Berlín. Para ello, el usuario graba con un mensaje de voz el contenido del sueño y la aplicación; y, de forma automática, transcribe el audio a texto. Tras complicados algoritmos matemáticos, Shadow detecta las palabras y temas más recurrentes en el sueño. Posteriormente, estos datos se cargan anónimamente en una red social creada expresamente y los combina con datos de otros usuarios de forma que se pueda detectar temas y tendencias globales. Los usuarios de Shadow pueden elegir compartir sus ensoñaciones en la red o crear su propio diario personal. "No sabemos a qué nos enfrentamos, nunca en la historia de la humanidad se tuvo la oportunidad de grabar nuestros sueños de una forma tan rápida y sencilla, y con la tecnología actual también podemos compartirlos con otros soñadores".

Según Umberto León -que, antes de viajar a Alemania ante el pronóstico "poco alentador de la ciencia en España", trabajó en el Centro de Rehabilitación de Daño Cerebral de Sevilla (Crecer), en el Hospital Virgen del Rocío y en la Facultad de Psicología de la Universidad Hispalense-, "recordar los sueños es como un deporte, cuanto más entrenas, mejor eres". Aunque, la forma en la que se comporta el cerebro durante el sueño es clave para poder recordar, "todas las terapias psicológicas y neuropiscológicas dicen que el primer paso es la motivación de la persona. La voluntad de querer recordar los sueños, predispone al cuerpo a hacerlo. Lo que hay que hacer es tener un dispositivo o cuaderno cerca para poder aprovechar los primeros minutos de ensoñación". En este sentido, Shadow lo que pretende es facilitar el proceso de anotación de los sueños y analizarlos "para devolverle al usuario información útil y válida que le ayude a comprenderlos".

Shadow es una alarma inteligente que despierta al usuario de forma progresiva y paulatinamente con el fin de mantener ese estado de ensoñación (estado hipnopómpico) que ayuda a uno a recordar los sueños. Una vez que se desconecte la alarma, se enciende un micrófono, que permite grabar el episodio y, posteriormente, subirlo a la nube o archivarlo en un diario personal. "Uno de nuestros objetivos es crear una gran base de datos mundial donde diferentes científicos puedan estudiar los temas más recurrentes de los sueños tanto a nivel internacional como nacional. A partir de esta base de datos se pueden estudiar muchas cosas como los tipos de sueño por países, por culturas, estudios de género, por edades. Este tipo de investigaciones son básicas, pero hay otros asuntos que también son muy interesantes como ¿cómo afecta al subconsciente colectivo un evento de escala mundial como un desastre natural o una final del un mundial?, ¿afectan realmente las políticas globales llevadas a cabos por nuestros gobiernos a nuestro subconsciente?, ¿estamos influenciados por importantes decisiones como el inicio de una guerra o el fin de la misma?".

Según el propio neurocientífico, los sueños están muy vinculados a la actividad diaria de cada persona, no obstante, el estrés y el estado anímico influyen en la calidad del sueño, siendo las pesadillas los más frecuentes. "Es una simple cuestión evolutiva. Lo que nos hace sobrevivir a una especie es evitar lo que produce daño, por lo que las pesadillas te preparan para aquellas situaciones relacionadas con la vida diaria que puedan suceder". Para poder hacer frente a los costes del proyecto, el equipo -compuesto por científicos, programadores, psicólogos, ingenieros y matemáticos, muchos de ellos procedentes de la Universidad de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology- ha recurrido a la microfinanciación colectiva (crowdfunding). El proyecto lleva varias semanas en el portal Kickstarter y, a cinco de que finalice la puja, Shadow ha superado su reto de 50.000 dólares, recaudando, de momento, más de 72.200 dólares. "Aunque ya se ha recolectado dinero suficiente para financiar la aplicación, se necesitan más fondos para crear una pulsera que detecte el estado del sueño del usuario y lo despierte mediante suaves vibraciones en el momento óptimo", indica Umberto León. Pesadilla o fantasía, la primera aplicación para iOS estará disponible el próximo mes de marzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios