El arquitecto de la Ciudad de la Justicia descarta fallos técnicos

  • Un informe achaca el hedor al mal uso de una puerta, de manera excepcional, mientras se amueblaba el edificio

Comentarios 0

Casi un mes después del primer incidente por el mal olor en la Ciudad de la Justicia, que se produjo el 3 de enero mientras se practicaba una autopsia y obligó al desalojo de uno de los juzgados de guardia, el arquitecto del edificio, José Seguí, ha emitido su veredicto: el inmueble de Teatinos no presenta ningún fallo técnico y todo obedece "a los inevitables problemas de adaptación de un difícil y complicado proceso de ocupación" de un inmueble "complejo".

Seguí ha elaborado un informe sobre lo sucedido a petición de la Delegación Provincial de Justicia. Desde el 3 de enero, ha habido dos desalojos más, uno relacionado con las cañerías y otro, de nuevo, con el hedor de una autopsia. El documento, firmado el día 25 y de cinco páginas, detalla las características del sistema de ventilación de las salas del Instituto de Medicina Legal (IML), una instalación "autónoma y totalmente independiente" del resto del edificio, y los trabajos de inspección que se han llevado a cabo en el mismo.

Todas las pruebas se desarrollaron con normalidad y la tercera, la de humo, ayudó a concluir que el problema estaba en unas compuertas dobles de seguridad, provisionalmente abiertas "debido a la descarga de mobiliario" que había esos días para equipar el inmueble, así como a la "indebida utilización de paso de acceso de algunos funcionarios para salir al exterior a las zonas de bares". Se detectó porque el humo era movido por una "importante" corriente de aire que procedía de esas puertas abiertas.

Así, una de las conclusiones es que los episodios de mal olor vividos en el juzgado de guardia por las autopsias están "fundamentalmente producidos por la situación de anormalidad provisional de uso indebido de la doble compuerta de seguridad" mientras se amueblaba la Ciudad de la Justicia. El hedor a desagüe se produjo, según el informe, porque desde que finalizaron las obras y se ha ocupado el edificio, no ha estado operativo el sistema mecánico de extracción y sequedad de botes sifónicos.

Tanto el arquitecto como el equipo técnico de las empresas constructoras de la Ciudad de la Justicia han fijado una serie de actuaciones para erradicar los problemas. Una es la clausura y control del uso de la doble compuerta que linda a la zona por la que accede el furgón que transporta los cadáveres, cuya "continua apertura ha podido producir mediante fuertes corrientes de aire la contaminación del sistema de aire". Se inspeccionarán todos los sistemas de desagüe y se plantea reforzar el sistema de extracción de aire -"como medida exclusivamente de seguridad", precisa el informe- de la zona de autopsias con campanas extractoras que dupliquen la potencia.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios