Un arquitecto de prestigio para Málaga

  • Son varios los fracasos tras el interés mostrado por grandes firmas en la ciudad

Comentarios 3

No es la primera vez que el nombre de un arquitecto de prestigio está vinculado a Málaga, pero sí parece que será la primera en que su obra se hará realidad. La firma de Rafael Moneo es la misma que se apuntó iba a dar forma a la ampliación del Centro de Arte Contemporáneo (CAC), intervención municipal que, sin embargo, se mantiene en suspenso por la falta de dinero para costearla. Será pues en Hoyo de Esparteros, si todo sale conforme a lo previsto, donde por vez primera los malagueños podrán contemplar una construcción del Premio Pritzker (Nobel de Arquitectura) del año 1996, noticia que ha sido recogida con satisfacción en la ciudad.

Una buena noticia para una urbe a la que fue invitado Frank Ghery por el alcalde, Francisco de la Torre, para que diseñase alguna actuación de prestigio en el Puerto. Pero con la misma sorpresa con que apareció se marchó ante el malestar del presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Linde, que ignoraba los planteamientos del gestor municipal. Más recientemente, el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) logró que el también Pritzker de 2005, Thom Mayne, asumiese el diseño de una de las edificaciones de la promoción de VPO en la zona de Universidad, aunque el acuerdo acabó por romperse por la disconformidad del organismo municipal con la propuesta. Otro nombre situado sobre Málaga es el de la arquitecta catalana Carme Pinos, a la que el Ministerio de Fomento adjudicó el proyecto del Museo del Transporte en el campamento Benítez, iniciativa aparcada ante la falta de inversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios