"La bula de la arquitectura turística permitió hacer cosas imperdonables "

-¿Conoce alguna ciudad que haya aprovechado peor que ésta las obras de un Metro?

-¿Peor? Le veo un prejuicio en la pregunta...

-Le pongo el ejemplo de la Carretera de Cádiz: primero se hacen las obras, se cierra la zanja y luego se piensa qué hacer allí. Igual parece que ocurrirá con El Palo.

-Yo era y soy partidario del tranvía. El tema del Metro a El Palo creo que habría que estudiarlo bien y medir las alternativas y las consecuencias. Es como lo del intercambiador modal de La Marina, me parece una operación salvaje en el centro.

-¿Por qué? En Barcelona el de plaza de Cataluña funciona muy bien.

-Y el de Madrid en la Puerta del Sol. ¿Pero es necesario enterrar a todos los habitantes? Hay que tener clara una cosa: vivimos en los transportes. En el Metro de Madrid he leído, he estudiado... ¿Pero merece la pena en una ciudad como ésta enterrar todo para solucionar el problema del tráfico?

-Mejor entonces enterrar los coches a las personas.

-Lo mejor es que el coche no circule. Hay que hacer aparcamientos disuasorios en las entradas de la ciudad, para que la gente coja el autobús o el tranvía. Hay una gama de iniciativas que esta ciudad no se plantea porque está sólo en el crecimiento imparable, en el más y más grande, en el más que Sevilla.

-En Sevilla, por cierto, se ha producido una transformación urbanística radical con una actuación tan simple como los carriles bici.

-Sevilla ha dado un gran salto urbano con el carril bici. Es una ciudad infinitamente más habitable. Y Málaga lleva tonteando muchísimo tiempo con el carril bici.

-¿Qué le parece que se plantee un supermercado en el Puerto?

-Me parece de los hermanos Marx. Confío en que imperará el buen juicio. Hay que crear oferta de calidad.

-¿Y qué opina de la idea de construir 6.000 viviendas al norte de la ronda este para pagar con la operación la reforestación de la zona?

-Empezar la casa porque un grupo de propietarios tiene una finca y la quiere rentabilizar y luego montar el aparato teórico para decir que no hay otra manera de reforestar, es hacer la casa al revés. Puede que al final no haya otra solución, pero el discurso tiene que ser otro.

-¿El primer asesor del alcalde no debería ser un espía para ver qué hacen otras ciudades?

-Eso es benchmarking. ¿Cuáles son los elementos de ciudades que compiten con la mía que me pueden servir de estímulo? Lo que no da rédito es el agravio con Sevilla, el sacar la bandera. Lo que hay que hacer es preguntarse por qué Vitoria tiene un anillo verde ejemplar y un transporte público ejemplares y yo no. Por qué los indicadores urbanos de Sevilla y Córdoba son mejores que los de Málaga. Tenemos un barniz que nos sitúa como la avanzadilla, pero hay que compararse con otras ciudades y entonces notas que las diferencias son radicales. Mi cargo me ha permitido conocer experiencias urbanas pioneras. Cosas que tendríamos que haber hecho en Soliva. Porque creo que las actuaciones del IMV son saludables, pero cortas. Ocurre como con la peatonalización. Es la actuación más valiente de De la Torre, pero se ha extendido poco.

-Por fin algo bueno del alcalde...

-Al principio le he dicho que hay imagen de cambio de la ciudad, una sensación de que se han hecho cosas en la época de Francisco de la Torre. Pero creo que no existe un discurso, mantenemos el mismo de antes de la crisis. Y se ha sido tímido en muchos ámbitos.

-Parece que a la ciudad la redimirá un arquitecto estrella.

-Debería haber más arquitectura corriente bien hecha Y sólo la veo en la Universidad, en el PTA y en las VPO. Vas por Córdoba o Sevilla y ves buena arquitectura, y no es de Foster ni su puñetera madre. Aquí se ve poquísima y está concentrada donde hay actuaciones públicas.

-La pólvora del Rey...

-Claro. Donde es privada ves unos bodrios que no se ven en otros lados.

-¿Y por qué?

-Mucha gente ha venido a hacer en la Costa del Sol lo que no se atrevía a hacer en Madrid, en Sevilla, en Granada. Mucha gente se ha sentido con esa excusa de la arquitectura turística como si tuviera una bula para hacer cosas imperdonables. La mejor arquitectura turística es de los 70, más que de los 90 y 2000.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios