Uno de los arrestados es adjunto al jefe de Arquitectura de la Diputación

  • La institución supramunicipal se desvincula de las acciones judiciales

Uno de los arrestados en el marco de la operación Arcos contra una presunta trama de corrupción urbanística es el adjunto al jefe del Servicio de Arquitectura de la Diputación Provincial de Málaga, José Francisco Mora Lampérez. Este urbanista, según algunas fuentes consultadas, lleva más de 20 años trabajando en el ente supramunicipal y además de su empleo público, hacía trabajos en el ámbito privado.

Los agentes de la Guardia Civil llegaron a la Diputación sobre las 8:00, hora en la que se desplegó todo el operativo, y cerraron el despacho de Mora antes de trasladarse hasta su residencia. La casa, de cuatro plantas y líneas racionalistas, está ubicada en el número 25 de la calle Marcos de Obregón, en la zona de El Morlaco, posiblemente la más exclusiva de la capital malagueña. La diligencia se prolongó hasta media tarde y los agentes se personaron en otro inmueble vinculado a Mora antes de regresar a la sede de la Diputación de la calle Pacífico. El registro concluyó pasadas las 17:00.

La Guardia Civil, para llevar a cabo el registro en el organismo supramunicipal, desalojó a parte de los empleados del Servicio de Arquitectura y comprobó el disco duro de varios ordenadores, incluido el de la secretaria del arquitecto detenido.

Las fuentes consultadas informaron de que Mora, conocido como Chiqui, ha desarrollado su trabajo en distintas zonas de la provincia de Málaga. A finales de los años 80, estaba asignado a la zona de la Axarquía, incluido el municipio de Alcaucín. Durante la etapa del PP en la Diputación fue asignado a la comarca de Ronda, aunque a finales de los 90, cuando el PSOE recuperó de nuevo el control del organismo supramunicipal, fue destinado de nuevo a la zona oriental de la provincia, según las fuentes.

Dedicado a los proyectos de arquitectura municipal dentro de la Diputación, la labor de Mora no consiste en la elaboración de informes urbanísticos para los ayuntamientos, sino en redactar proyectos, por ejemplo, de una sede consistorial, una casa de la cultura o un cementerio.

Por parte del equipo de gobierno de la Diputación Provincial, integrado por el PSOE e IU, fue el vicepresidente primero, Francisco Fernández España (PSOE), el encargado de dar explicaciones ante lo sucedido, dada la ausencia del máximo dirigente de la institución, Salvador Pendón, de viaje en Cataluña. Fernández España desvinculó totalmente al organismo de cualquier responsabilidad en las presuntas irregularidades cometidas por el adjunto al jefe de servicio de Arquitectura, José Francisco Mora, y relacionó las mismas con las actividades privadas de este profesional. No obstante, no supo precisar si como trabajador de la Diputación podía o no extender sus actividades más allá de la misma.

El número dos de la institución, además, fue claro al anunciar la apertura de un expediente interno "si se hiciese una imputación en firme" contra este empleado, al objeto de "depurar las responsabilidades". "Lógicamente lo que ha sucedido causa sorpresa pero al tratarse de una actuación privada no podemos controlarla", apostilló. La estupefacción de Fernández España era común en buena parte de los trabajadores y ciudadanos que acudía en la mañana de ayer a la sede del organismo, muchos de los cuales no daban crédito a la presencia de varios vehículos de la Guardia Civil a las puertas del edificio, así como de una decena de medios de comunicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios