La atracción de Kippenberger por Picasso

  • l Museo Picasso Málaga. C/ San Agustín, 8. Horario: de 10:00 a 20:00. Entradas: 6 euros.

museo picasso

Martin Kippenberger (Alemania, 1953, Austria, 1997) pertenece a una generación de creadores alemanes que analiza el papel del artista en la cultura contemporánea. La exposición que el Museo Picasso Málaga (MPM) le dedica es una de las más relevantes de su obra en España, país en el que habitó a finales de los años ochenta y en el que creó una de sus series de obras directamente referida a Pablo Picasso, por cuya figura sintió desde sus inicios una particular atracción. A Kippenberger la obra del malagueño le fue familiar desde la infancia. Reproducciones de sus obras colgaban en el hogar que habitó de niño, cuando ya despuntaba con un talento que, como en el caso del artista andaluz, fue alentado por su padre, aficionado a la pintura. Desde entonces y hasta el final de su vida, las alusiones al arte de Picasso se repitieron constantemente.

Entre las referencias explícitas se encuentra el libro De la impresión a la expresión. Cuarto de siglo de Kippenberger, que editó con motivo de su 25 cumpleaños bajo el nombre de Editorial Herederos de Pikasso: Berlín / París 1979, cambiando la c de Picasso por la k que era su propia inicial. El libro forma parte de la exposición actual del Museo Picasso. Ya a mediados de los ochenta, para una exposición en las Islas Canarias, Kippenberger realizó el cartel y la tarjeta de invitación -también expuestos- utilizando una conocida fotografía tomada por David Douglas Duncan en 1962 en la que Pablo Picasso posa de modo orgulloso. Esta misma imagen le sirvió de inspiración para el conjunto de fotografías con las que ilustró un calendario de 1988 y para crear, ese mismo año, una serie completa de autorretratos en gran tamaño que pinta durante su estancia en la localidad sevillana de Carmona. Una selección de estos impresionantes óleos pueden verse en el MPM. Un año antes de morir, volvió a interesarse por las fotografías que David Douglas Duncan realizó de Pablo Picasso y, en concreto, de su esposa y luego viuda Jacqueline Roque. El resultado fue Jacqueline: los cuadros que Pablo ya no pudo pintar (1996), una serie de óleos -varios de ellos en la exposición- que reflexionan sobre los límites difusos entre retrato y autorretrato, entre lo masculino y lo femenino, la identidad y la pérdida. Kippenberger miró a Picasso muestra 55 obras entre pinturas de gran formato, dibujos y esculturas, así como 48 libros de artista y 73 carteles y tarjetas de invitación realizados por el creador alemán a lo largo de su carrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios