Una autopsia obliga al desalojo del juzgado de guardia por el mal olor

  • Técnicos de las empresas constructoras de la Ciudad de la Justicia revisarán la instalación de aire para comprobar si hay alguna fuga en el sistema de aspiración

El personal del juzgado de Instrucción número 10 de Málaga empezó ayer su guardia en el juzgado de incidencias de la Ciudad de la Justicia, a donde acaba de trasladarse, sin sospechar que un incidente inesperado les obligaría a regresar a su sede habitual, en la primera planta del edificio. Poco antes de las 10.00, se inició la autopsia a un cadáver en avanzado estado de putrefacción en una de las salas del Servicio de Patología del Instituto de Medicina Legal (IML), labor habitual de los forenses. Pero el olor que empezó a impregnar todas las estancias contiguas se hizo tan insoportable, que los funcionarios que ocupaban el juzgado de incidencias decidieron desalojarlo y regresar a su propia oficina.

Quienes estaban allí hablan de que todo se inundó de un olor "nauseabundo" y completamente "insoportable". Varios testigos aseguran que el hedor traspasó el semisótano, donde están estas dependencias, y se extendió por toda la planta baja. Sin embargo, los funcionarios del juzgado de detenidos, el otro que está permanentemente de guardia con el de incidencias y que está instalado justo al lado, aguantaron estoicamente, con ventanas abiertas y pañuelos en la cara. El mal olor se fue disipando conforme avanzó la mañana.

Pero, ¿por qué ocurrió esto? Una posibilidad es que se produjera una fuga en el sistema de aspiración de aire de la sala de autopsias. Según la delegada provincial de Justicia, Aurora Santos, la autopsia no se practicó en la sala que debía, algo que será investigado, dijo. La Ciudad de la Justicia tiene dos dependencias para este tipo de intervenciones, una más amplia en la que se hacen las calificadas como normales, y otra más protegida y específica para casos excepcionales, es decir, para cadáveres en avanzado estado de putrefacción -como el de ayer- o con riesgo de infección. Santos insistió en que no se utilizó la dependencia adecuada y puso como ejemplo que el miércoles se practicaron siete autopsias y no se registró ningún problema.

La delegada aclaró también que el sistema de circulación de aire de estas dependencias es totalmente independiente del resto del edificio. En cualquier caso, tras una reunión de urgencia con técnicos de la UTE que ha construido el edificio, que lidera Ferrovial, se decidió realizar hoy mismo una revisión completa del sistema de aspiración para comprobar si existe alguna fuga en los conductos del aire.

Los sindicatos, por su parte, mostraron su indignación con lo ocurrido ayer. Adriano Moreno, representante del Sindicato Profesional de Justicia (SPJ-USO), mayoritario en la junta de personal, recordó que en julio pasado se remitió un informe a la Delegación Provincial enumerando las dudas de todos los sindicatos respecto a la Ciudad de la Justicia. Una de las preguntas planteadas era, según Moreno, si el Instituto de Medicina Legal cumplía las condiciones higiénico-sanitarias necesarias para estar integrado en el edificio administrativo, sobre todo en lo que se refiere a la evacuación de gases y fluidos; y si ese sistema de ventilación era independiente. CSI-CSIF, por su parte, explicó que ha informado del incidente a la Inspección de Trabajo y al Centro de Prevención de Riesgos Laborales.

Los juzgados de guardia están recién trasladados y una de las carencias que ha detectado el SPJ-USO es que no existe una sala específica para tomar declaración a los detenidos y el despacho del juez no está correctamente equipado para hacerlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios