El avance digital vence al miedo

  • Los colegios de Palma-Palmilla y La Corta entregan a los alumnos los portátiles para que se los lleven a casa

Muchos eran los que tenían sus dudas, pero parece que finalmente ni la desconfianza ni el miedo van a frenar el avance digital en los colegios de áreas deprimidas de la ciudad. En el distrito Palma-Palmilla y en la barriada de La Corta los niños han comenzado a recorrer las calles con sus mochilas verdes. Dentro viajan sus portátiles desde la casa al aula y en sentido inverso a la hora de comer. Para algunos es el primer contacto que tienen con las nuevas tecnologías y están más que encantados con el "regalo" de este pequeño ordenador personal. Por el momento y según la Policía Local, no se ha producido ningún incidente con los portátiles. El programa Escuela TIC 2.0 está a pleno rendimiento en la ciudad.

Francisco López, jefe de estudios del colegio Doctor Gálvez Moll en La Palmilla, cuenta cómo los profesores "han dedicado tiempo de las materias troncales para enseñar a los alumnos el manejo de esta herramienta, porque hay un número elevado de niños que no tienen ordenador en casa" y añade que "por ahora no ha habido problemas, no se ha perdido ninguno". En este centro se han entregado 26 ordenadores para los alumnos de 5º y 6º de Primaria. "Todos los padres han firmado el compromiso digital, se les ha notificado la responsabilidad adquirida, y el cuidado que tienen que tener. Algunos niños están muy concienciados en no romperlo y no perderlo, van con mucho cuidado", subraya el jefe de estudios.

En el colegio Manuel Altolaguirre, también en La Palmilla, los alumnos también se están llevando a sus domicilios los portátiles desde la pasada semana. Eso sí, la mayoría de los padres de estos alumnos "vienen a la puerta para tener una vigilancia más de cerca y quedarse más tranquilos", dice el presidente del AMPA José Antonio Frías. "La verdad es que, por ahora, todo se está haciendo sin problemas, aunque reconozco que yo también era partidario de que no los trasladasen, más que nada porque nadie pudiera agredir a los niños para quitarles la mochila", asume Frías.

Una inmensa mayoría de los alumnos de estos colegios no tienen internet en sus casas y nunca habían gozado del privilegio de tener un ordenador para ellos solos. "Los chicos están contentísimos, porque pueden hacer con ellos los deberes y aprender a manejarlos", comenta el presidente del AMPA del Manuel Altolaguirre.

También entregaron hace unos días los ordenadores en el CEIP Severo Ochoa, en la barriada de La Corta, y desde entonces no han tenido ningún problema. Finalmente, los 25 padres de alumnos de los cursos del programa firmaron el compromiso digital y las mochilas verdes recorren el barrio sin incidentes.

A mediados de la semana pasada acababan de recibir los ordenadores portátiles en el colegio María de la O, en Los Asperones, y estaban a la espera de reunirse con los padres. "En Consejo Escolar hemos decidido que se van a mantener los portátiles en el centro hasta que los alumnos los sepan utilizar como herramienta didáctica", comentó Alicia Alonso, directora del centro, ya que "los que ya utilizan ordenador en casa lo usan sólo para jugar". Por tanto, a estos alumnos "se les irán dando poco a poco, excepto si algún padre lo pide ya, entonces se le dará porque el ordenador es de los niños no del centro", agregó la directora.

La Junta pretende culminar el reparto de los ordenadores en toda la provincia -en total algo más de 30.000 unidades- este mes. Además, se habilitarán 1.088 aulas digitales en centros públicos, equipadas con pizarra interactiva, cañón de proyección y equipo multimedia, así como conexión inalámbrica a internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios