Los bancos deben a las comunidades de vecinos casi 18 millones de euros

  • La morosidad de las entidades financieras se dispara más de un 27% en el último año El denominado deudor por necesidad disminuye con respecto a 2013

Uno de cada cuatro euros que se deben en las comunidades de propietarios corresponden a los bancos. Las entidades financieras se consolidan como el vecino más moroso, acumulando en la provincia de Málaga retrasos en los pagos que ascienden a los 17,81 millones de euros. Así, mientras que en el último año la morosidad en términos globales (incluyendo también a los particulares) ralentizó su incremento (2,16% más), la de los bancos se disparó un 27,21%, según el cuarto Estudio Global sobre morosidad en Comunidades de Propietarios en España que sitúa el montante total de la deuda en 75,6 millones de euros al cierre de 2014, el más alto de Andalucía.

Se trata de un dato que preocupa a los administradores de fincas, según aseguraron ayer el presidente y el vicepresidente del Colegio de Málaga y Melilla, Fernando Pastor y Luis Camuña, respectivamente, quienes achacaron este incremento al mayor número de adjudicaciones de viviendas a bancos producidas a lo largo de 2014, con el consiguiente aumento del parque inmobiliario propiedad de los mismos. Aún así, Pastor insistió en que "no tiene perdón que las entidades financieras sean el vecino más moroso en las comunidades de propietarios".

La clave que explica esta situación es el hecho de que cuando una entidad financiera se queda con una vivienda por mandato judicial, esta no la inscribe directamente en el Registro de la Propiedad. De modo que, al no constar la titularidad del nuevo dueño, la comunidad de vecinos no tiene mecanismos para iniciar el procedimiento de cobro contra el banco, que "se guarda el mandato judicial en un cajón" hasta que consigue gestionar la venta del inmueble.

Es en ese momento cuando la entidad bancaria procede a liquidar su deuda, según afirmaron. Además, los responsables del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla puntualizaron que, cuando se produce la transacción de un inmueble, la Ley de Propiedad Horizontal, de junio de 2013, únicamente obligado a asumir las deudas con la comunidad de propietarios de tres anualidades, por lo que, de haber tenido más tiempo la vivienda inmovilizada no tendrían que hacer frente al total de los pagos. "Quien hace la ley hace la trampa", comentaron.

Así, el retraso en la venta de viviendas por parte de los bancos hace que se tarde en torno a dos o tres años en cobrar la deuda, según lamentó el presidente del Colegio, quien reconoció que ante esta situación "podemos hacer poco". Mientras tanto, el retraso en los pagos genera problemas al resto de propietarios que, en muchos casos, no pueden hacer frente a los gastos de mantenimiento, por ejemplo, de piscinas, jardines o ascensores. "Aún son muchas las comunidades que tienen que renunciar a servicios básicos como la limpieza de los portales porque no pueden afrontar el coste de los mismos", subrayó Pastor, que agregó que, en ocasiones, son los propios vecinos deudores quienes hacen las tareas de limpieza.

La situación más complicada se produce cuando son necesarias derramas extraordinarias para asumir reparaciones en los edificios, circunstancia inasumible para el 55% de las comunidades, una de las cifras más altas de toda España. La solución podría pasar, a su juicio, por una reforma legal que obligue a las entidades bancarias a inscribir las viviendas en el Registro de la Propiedad en un plazo limitado de tiempo, así como que la aceptación de la deuda no vaya por años, sino que se realice según su cómputo global.

Con respecto al resto de Andalucía, es la provincia de Málaga la que más deuda de los bancos acumula, mientras que, a nivel nacional, ocupa la cuarta posición, por detrás de Barcelona (50 millones), Valencia (21 millones) y Alicante (19 millones).

En cuanto al perfil del deudor, además de entidades financieras, persisten los impagos de los denominados morosos profesionales, aunque su número ha descendido respecto a 2013. Son aquellos que van sorteando los diferentes mecanismos de cobro para mantenerse en una situación de deuda "casi permanente", y que se caracterizan por ser "expertos en retrasar el pago" e incluso "en escamotearlo". Por su parte, el deudor por necesidad, aquel que no puede hacer frente a los pagos porque está en desempleo o porque su negocio va mal, ha reducido sus cifras en términos porcentuales, aunque sigue suponiendo la mitad del total.

En Andalucía, Málaga está a la cabeza de la morosidad, seguida de lejos por Cádiz (55,9 millones) y Sevilla (53,81 millones), aunque con respecto al año anterior los mayores incrementos se registraron en Cádiz (3,52%), Granada (3,49%) y Sevilla (3,48%). Por comarcas, la Costa del Sol Occidental aglutina más de la mitad de la deuda, seguida de la Axarquía con el 23%, mientras que en la capital se sitúa en el 20%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios