La banda que fue desarticulada en Coín estaba dirigida por mujeres

  • La operación culmina con seis detenidos, tres de los cuales ya están en prisión y el resto en libertad con cargos · Contaban con una gran infraestructura de pisos y zulos

Las mujeres eran las cabecillas de la banda capturada en Coín en el marco de la operación Fuensanta. Según apuntó ayer la Guardia Civil, ellas eran las que realizaban todas las transacciones comerciales de compra y venta de droga, inmuebles o vehículos. Mientras, los hombres eran los que llevaban a cabo las operaciones de transporte de droga, armas y otras mercancías ilícitas.

La operación ha culminado con seis personas detenidas -todas de la misma familia- como presuntas autoras de un delito contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y homicidio en grado de tentativa. Tres de ellos ya están en prisión y otros tres han quedado en libertad con cargos. En los seis registros domiciliarios realizados, se han aprehendido varios vehículos, dos pistolas, munición y otros efectos, así como 2,5 kilogramos de cocaína de gran pureza y lista para ser cortada.

Los hombres también se encargaban de llevar a cabo los ajustes de cuentas. Y precisamente en uno de ellos se inició la investigación, que ha determinado que la banda disponía de una gran infraestructura de pisos francos y garajes privados alquilados utilizados como "zulos móviles". Ocultaban las armas y las drogas en los pisos francos y en los vehículos y, según apuntaron en la Guardia Civil los integrantes de la banda "se movían incesantemente de un lugar a otro una vez que cometían el acto delictivo".

La investigación -desarrollada por efectivos del Equipo de Policía Judicial de la Comandancia de Málaga- se inició el pasado mes de noviembre de 2007 cuando dos familias denunciaron que habían sido víctimas de un tiroteo en sus viviendas de la barriada Fuensanta, en Coín. A raíz de las primeras averiguaciones, se determinó que los miembros de la banda estaban relacionados con los disparos y más tarde se descubrió que la red estaba organizada y que todos los integrantes eran de la misma familia. Aunque su objetivo era una casa en concreto, tirotearon también varias más. Se baraja que los disparos pudieron servir de aviso en un asunto de tráfico de drogas.

La banda se asentaba en Coín, pero se desplazaban a otras localidades de la provincia de Málaga para cometer sus actos delictivos. Finalmente, el pasado 13 de febrero se realizaron simultáneamente seis registros domiciliarios en Mijas, Fuengirola y Málaga. Y se detuvo a las seis personas, cuyas iniciales son J. S .E. R., de 35 años; J. M. E. R., de 34; V. E. R., de 26 años, M. E. R., de 40; M. M. E. R., de 38, todos ellos vecinos de Fuengirola, y V. E. R., de 37 y vecina de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios