Los bomberos están que arden

  • Nueve trabajadores del servicio de extinción de incendios de Mijas participan en un calendario con fotografías eróticas para recaudar fondos destinados a una asociación

La temperatura sube a medida que se pasan las páginas. Los bomberos de Mijas se encargan de extinguir incendios pero seguro que elevarán la temperatura con la iniciativa que han tenido. Nueve funcionarios del servicio de extinción de incendios han participado en un calendario con fotografías cargadas de erotismo. En total son ocho hombres y una mujer que posan mostrando sus cuerpos. No faltan los cascos, los monos semibajados o los abdominales marcados. El jefe de los Bomberos, Manuel Morales, explicó que este proyecto solidario ha visto la luz debido a una propuesta de un compañero. "Nos dio la idea de hacer un calendario benéfico y nos pusimos a ello". Así preguntaron a los servicios sociales del municipio por una asociación que necesitara ayuda. "Nos comentaron que la Asociación de Alzheimer de Mijas les hacía falta", añade Morales. Tras tener claro a qué colectivo iban a ayudar, se pusieron las pilas y contactaron con los fotógrafos. Uno de los bomberos que ha posado dice que algunos han tenido que cuidar la estética y se han depilado para la ocasión. "Es lo que demanda hoy en día la sociedad. Muchos de nosotros no nos habíamos puesto delante de una cámara ni sabíamos posar ni nada. Somos bomberos, pero ha sido una experiencia diferente". La tirada se compone de 5.000 ejemplares y Morales espera que se vendan todos. "En principio la recaudación total son 25.000 euros. Si los vendemos todos, entre 18.000 y 20.000 euros pasarían a la asociación, pero hay que venderlos", agrega. Los almanaques se pueden adquirir en el Parque de Bomberos de Mijas y en algunos establecimientos de la localidad. El jefe del Cuerpo comenta que dependiendo de los resultados se podría repetir: "No podemos decir que no pero está un poco en el aire".

Las sesiones fotográficas fueron de lo más divertida. "No ha habido vergüenza a la hora de hacerlo. Lo único es que teníamos que adecuarnos al horario de los fotógrafos", dice Morales, quien aclara que este tipo de trabajo "cuesta unos 3.000 euros y no nos han cobrado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios