Las bonificaciones de los servicios escolares llegarán a más familias

  • La Junta atiende las reclamaciones de los padres y contabilizará las rentas familiares del año pasado en lugar de las de 2007 · El precio del comedor, aula matinal y actividades extraescolares se congela

Más bonificaciones en tiempos de crisis. El próximo curso aumentará el número de familias andaluzas que se benefician de la reducción de precios que la Junta aplica en los servicios escolares tras el cambio introducido en la orden que regula estas prestaciones complementarias, mediante el cual la Administración autonómica tomará como referencia de la situación económica de los padres de un alumno la declaración de la renta del año anterior, en lugar de la de dos ejercicios anteriores, como venía siendo habitual hasta ahora.

Esta modificación responde a las quejas presentadas por las familias con hijos matriculados en colegios públicos ante la dificultad que tenían para pagar dichos servicios, ya que en los dos últimos años, ante el declive económico del país, muchos padres han perdido el trabajo sin que esta situación se percibiera en la documentación exigida por la Consejería de Educación para acreditar que los menores podían beneficiarse de las bonificaciones. El problema se detectó a principios del curso pasado, cuando tras hacerse público una subida de precios en el comedor, aula matinal y actividades extraescolares, la Confederación Andaluza de Ampas por la Educación Pública (Codapa) y los equipos directivos de los centros educativos se hacían eco de la necesidad de actualizar la situación económica de los padres para percibir las ayudas por los servicios solicitados.

La situación, según la presidenta de Codapa, Pilar Triguero, se había agravado aún más tras la decisión tomada en el verano de 2009 por el Consejo de Gobierno de la Junta de suprimir los informes de las concejalías de Bienestar Social de los ayuntamientos que corroboraban el nivel de ingresos de las familias. A partir de entonces sólo bastaba con los datos de la Agencia Tributaria recogidos en la renta familiar de 2007, es decir, un año antes de que se desatara la crisis y comenzara la escalada de paro.

La Codapa pidió entonces a Educación que se aplicaran medidas para verificar la situación económica de los solicitantes, por lo que la Consejería que dirigía en aquel momento Mar Moreno decidió tomar declaraciones juradas a las familias que no podían hacer frente al coste de las actividades complementarias. Gracias a este procedimiento, según Triguero, se logró duplicar el número de alumnos que disfrutaban del 100% de la gratuidad en los servicios escolares.

Las quejas fueron tales que hasta el propio Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, tuvo que pedir, antes las numerosas quejas llegadas a su institución, que no se tomara como referencia la renta familiar de hace dos años, sino la más reciente. El nuevo consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, defendía el sistema utilizado hasta entonces por ser "el que se aplica habitualmente en todos los ámbitos de las administraciones públicas".

Dicha justificación, sin embargo, se ha venido abajo meses después tras publicarse el pasado 12 de agosto en el BOJA la orden que regula los servicios complementarios de aula matinal, comedor y actividades extraescolares en los centros docentes públicos, en cuyo artículo 22.3 establece que para obtener una bonificación en el coste de estos servicios el solicitante "deberá declarar los ingresos de la unidad familiar del periodo impositivo inmediatamente anterior [...]". Esto significa, por tanto, que las ayudas que concede la Junta para las actividades complementarias se regirán por la declaración de la renta realizada en mayo y junio pasados, lo que refleja con mayor exactitud la situación económica por la que atraviesan las familias con hijos en edad escolar, que ha sufrido grandes cambios tras la crisis y la pérdida masiva de empleo.

Otra de las novedades que acompaña a la orden es el plazo extraordinario que se abre del 1 al 7 de septiembre para que los padres puedan solicitar dichos servicios. Hasta el pasado curso las familias que querían inscribir a sus hijos en el comedor, en el aula matinal o en alguna actividad extraescolar tenían que realizar dicho trámite durante la matriculación de junio. Tras los cambios introducidos para que la última renta sea la que sirva de referencia para obtener las ayudas de la Junta, la Consejería que dirige Álvarez de la Chica ha tenido a bien abrir un nuevo periodo de solicitud, del que podrán beneficiarse, principalmente, aquellas familias que desde 2008 han sufrido grandes cambios económicos en su seno, lo que les permitirá hacerse con dichas bonificaciones.

Otro triunfo, también achacable a las ampas andaluzas, es la congelación de los costes de este servicio, que en el caso del comedor el curso pasado experimentó una subida del 15,4%. Este precio se mantendrá este año, al igual que los porcentajes de bonificaciones establecidos en 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios