El boquerón cierra el Carnaval

El pescado más tradicional malagueño, el boquerón, se convirtió ayer en el protagonista del cierre de esta edición del Carnaval de Málaga. Al mediodía, en vinagre, gracias a una gran boqueroná en la que participaron cientos de personas que pudieron degustar este plato típico. Y, por la tarde, llegó la hora de su encierro, acto simbólico que pone el broche a las fiestas carnavalescas en la capital.

Desde primera hora de la mañana, las manos de varias mujeres preparaban el aliño para los boquerones que posteriormente serían degustados en la Plaza de la Constitución. Allí, se encontraban los Dioses del Carnaval con sus espectaculares trajes rodeados de gran cantidad de familias de las que los más pequeños eran los protagonistas. Ayer la fiesta era infantil y calle Larios se convirtió en un gran parque de ocio con castillos hinchables y un montón de actividades para los niños, que formaban un gran muestrario de las posibilidades para disfrazarse: de indio a tomate, de bruja a caracol, de princesa a vaquero.

Por la tarde, miles de malagueños acudieron al tradicional Entierro del Boquerón -este año disfrazado de AVE-, acto que partió del centro para acabar en la playa de La Malagueta. El fin de fiesta lo pusieron los fuegos artificiales, que señalaron el punto final del Carnaval 2008 y el arranque de la espera hasta el del próximo año 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios