El bulevar arranca al ralentí

  • Mes y medio después de la primera piedra, la actividad en la zona del soterramiento del AVE es nula · Las empresas dicen que en dos o tres semanas se verán las máquinas

A la obra estrella del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, le cuesta arrancar. Casi mes y medio después de que el propio regidor pusiese la primera piedra del bulevar, en una jornada que llegó a calificar de "histórica", la presencia de máquinas y obreros en la zona sigue siendo nula. La explanada de terrizo que cubre la losa de hormigón del soterramiento de las vías del tren presenta hoy el mismo aspecto que aquel 28 de diciembre. Y ello a pesar de que De la Torre fue claro cuando ese día se atrevió a afirmar que a la piedra inaugural le seguirían otras muchas más y de forma inmediata.

Pero la inmediatez anunciada por el alcalde no ha sido tal, al punto de que no se prevé que la actividad bulla sobre este espacio hasta dentro de dos o tres semanas. Este es el lapso que actualmente se maneja en el seno de la unión temporal de empresas (UTE), integrada por Vera, Detea y Construcciones Lasor, adjudicataria de la fase inicial del bulevar, con una inversión prevista de 12,2 millones de euros y un plazo de construcción de 23 meses. Un operario de esta alianza empresarial informó de que en este momento la intervención se centra exclusivamente en las actuaciones previas y en "recalcular" ciertos detalles de las infraestructuras que hay en la zona afectada por la obra. "En dos o tres semanas esto empezará a coger ritmo", apostilló.

El paso del tiempo no parece preocupar en exceso al Ayuntamiento, cuyo delegado de Ordenación del Territorio, Diego Maldonado, justifica la escasa actividad en que las empresas se encuentran aún en la fase previa de los trabajos. "Está previsto de forma más o menos inmediata el inicio de las actuaciones; me dijeron que sería para mediados de este mes", expuso Maldonado.

En relación al compromiso del alcalde de que se contrate a personal de Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero, el delegado municipal insistió en que las firmas constructoras asumieron la idea de acudir a ellos cuando los trabajos las obliguen a requerir una mano de obra superior a la que tienen en plantilla. Con esta previsión, indicó, el distrito de Carretera de Cádiz ha elaborado un listado con potenciales empleados que podrá utilizar la UTE en caso de necesidad.

El tramo en cuestión se extiende a lo largo de 621 metros entre la calle Sillita de la Reina y Puerto Oncala, franja de terreno sobre la que se ejecutará un bulevar con dos carriles de tráfico (uno por sentido), lo que supone la mitad de la sección real que deberá tener la avenida una vez culminada en su integridad, desarrollo condicionado al traslado previo de las naves industriales de San Rafael y de parte de las actuales instalaciones de las cocheras de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT). A ello se une un vial de servicio para garantizar el acceso a las barriadas al sur y la remodelación de la calle Ceramistas (275 metros), que abrirá un enlace de tráfico entre la Avenida Europa y Camino San Rafael.

La programación de los trabajos fijaban las primeras actuaciones en la implantación de un cajón de grandes dimensiones con el que mejorar el drenaje en esta zona, afectada por inundaciones en las jornadas de lluvias intensas. Este canal se extenderá desde Camino de San Rafael, continuando por las calles Ceramistas y Sillita de la Reina para desaguar en el colector de la Avenida Europa.

Este primer paso, en cualquier caso, no resuelve los interrogantes que pesan sobre el resto de la obra. El propio alcalde, en el mismo arranque del proyecto, admitió la imposibilidad de apuntar un horizonte en el que será posible ver terminada por completo esta nueva avenida urbana. El principal objetivo de esta obra, más allá de garantizar la conexión transversal de los barrios situados al norte y al sur de las vías del tren, es el conseguir una nueva vía de entrada desde la ronda oeste hasta la estación Málaga-María Zambrano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios