El buque más esperado de la temporada de cruceros

  • Exitosa primera de las siete escalas del 'Navigator of the Seas' · El Consistorio despide a los turistas desde una avioneta

El tráfico de cruceros en el Puerto de Málaga parece inmune a la crisis. Este curso, lejos de caer, seguirá creciendo, tanto en el número de escalas como en la cifra total de pasajeros. El día de ayer estaba marcado en el calendario portuario con un círculo rojo desde hacía meses. El buque Navigator of the Seas, uno de los hoteles gigantes que surcan los mares llenos de turistas, se estrenaba en Málaga como puerto de cabecera.

Algún otro buque ya inicia sus cruceros desde la capital de la Costa del Sol, como el Zenith, que también coincidió ayer en Málaga, pero ninguno del porte del citado de la naviera Royal Caribbean. Por ello la jornada de ayer se consideraba una prueba de fuego. Un test que el Puerto debía aprobar si quería seguir creciendo a corto plazo. La operación iba a ser seguida con lupa y la confianza, tanto en las nuevas infraestructuras crucerísticas -ayer de hecho se estrenó un nuevo muelle- como del personal portuario, estaba en juego. Pero la escala fue exitosa.

"En la vida todo es mejorable pero ha salido a pedir de boca", afirmó ayer el consignatario de Incargo Andalucía Sur, Enrique Pérez, quien consigna los royal caribbean en Málaga. Pérez estuvo ayer toda la jornada en contacto directo con responsables de la naviera y mientras salía el buque del puerto afirmó que todo había sido un éxito. Una avioneta contratada por el Ayuntamiento de Málaga sobrevolaba el crucero con mensaje de despedidas en inglés y castellano y varias decenas de veleros del Real Club Mediterráneo participaron en una salida para dar color a la jornada. El buque tocó su sirena al iniciar la maniobra de salida y al cruzar la bocana del puerto, donde regresará el próximo jueves. Llegará cada cinco días y movilizará unos 7.000 turistas por escala.

La operación requiere un trabajo entre bastidores de más de 12 horas. A las 4:00 la estación marítima ya estaba operativa, pues el atraque estaba previsto para las 5:00. Luego fue un no parar durante toda la jornada para que desembarcasen varios millares de turistas y embarcasen otros tantos. Pero el Puerto demostró estar a la altura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios