En busca del pasaporte directo a la cabina

  • Más de un centenar de jóvenes se presentan en Málaga a las pruebas de selección de tripulantes de Air Nostrum

Los nervios y la incertidumbre se respiraban ayer en la sala Fórum B del Hotel AC Málaga Palacio. La razón se resumía a un pasaje directo como tripulante de cabina de pasajeros en la aerolínea Air Nostrum. Más de un centenar de candidatos entre 18 y 26 años se agolpaban a las 16:00 en las puertas de la sala de reuniones con el currículo en mano y un mismo objetivo: conseguir una de las plazas para el curso específico de vuelo gratuito que ofrecía la aerolínea y que le permitirían trabajar para la compañía .

Tres responsables de la aerolínea, desplazados a la capital para realizar la selección, tomaban el primer contacto con los candidatos. En esta criba se descartaban a aquellos jóvenes que no se incluyeran entre el rango de edad requerido o no cumplieran alguno de los demás requisitos: cursar, al menos, el primer curso de Bachiller o un Ciclo Formativo de Grado Medio o Superior; dominio fluido del inglés y una altura media de entre 1,65 y 1,80 metros para las mujeres -para lo cual medían a las aspirantes sin zapatos- y de entre 1,70 y 1,80 metros para los varones. Además, Air Nostrum requería tener buena presencia y saber nadar.

Si bien la aerolínea no exigía experiencia previa, muchos de los aspirantes contaban con el curso de auxiliar de vuelo (TCP). Era el caso de Silvia Casado, una joven de la provincia que se presentaba por segunda vez a la selección de Air Nostrum. "Hice ya la prueba en Madrid sobre todo por la experiencia ya que es muy difícil pasar. No llegué a realizar la entrevista personal pero al menos conocí a otras personas con el mismo interés", argumentaba esta malagueña que fue seleccionada por la compañía para la segunda fase.

La mayoría de los posibles candidatos fueron rechazados por no cumplir los requisitos de edad o estatura. La frustración de aquéllos que no superaban la primera criba afloró con rapidez. "Mido 1,65 pero en la prueba me han bajado cinco centímetros y ya no puedo continuar", explicaba Macarena Hernández, una joven procedente de Mallorca que se desplazó hasta Málaga solamente para realizar la prueba. "Cumplí los 27 años hace un par de meses y por eso no puedo seguir", indicaba un joven malagueño.

No obstante, otros se lo tomaban con buen sentido del humor: "Me han dicho que soy demasiado guapo", bromeaban varios compañeros. "Sabíamos que no cumplíamos los requisitos que pedían, pero hemos venido a probar", añadían Beatriz Pérez e Irene Rico, dos compañeras que acudieron al hotel.

Aunque los responsables de la compañía desplazados hasta la capital contabilizaron alrededor de 120 inscripciones, el vaivén de aspirantes se sucedió durante más de una hora. Sin embargo, hubo quienes no pudieron realizar ni siquiera esta primera fase. "Llegué puntual a la sala pero tuve que irme porque no llevaba la foto de cuerpo completo que pedían. Pensaba que me daría tiempo a hacerla y volver porque había unas veinte personas esperando pero al regresar no he podido realizarla porque ya había concluido", explicaba una joven procedente de Rincón de la Victoria.

Tras el primer contacto, alrededor de un centenar de candidatos prosiguieron con las pruebas psicotécnicas que realizaba la compañía. "Hemos rellenado una prueba de personalidad y ahora van a hacernos un test de inteligencia y la prueba de inglés", indicó uno de los jóvenes seleccionados en esta segunda criba, Alejandro Cáceres.

Una vez finalizadas estas dos fases y una entrevista personal, según explicó la organización, los elegidos disfrutarían de un curso específico de mes y medio en el que recibirán la formación necesaria para conseguir el certificado de vuelo junto a las habilidades que les permitirían realizar su labor en las diferentes aeronaves de la compañía valenciana.

"Se trata de unas pruebas de selección que estamos realizando dentro de la gira por varias ciudades de España para tener un primer contacto con los candidatos", explicaron los responsables de la compañía enviados a Málaga. Así, este mismo proceso de selección fue realizado el pasado verano en otras provincias como Granada, Ibiza o Menorca; continuó en A Coruña, Cantabria, Islas Canarias, Zaragoza y Madrid en diciembre y, de momento, ha proseguido en Valencia -el pasado 30 de enero- y Málaga, sin descartar más citas en otros puntos de la geografía española.

Air Nostrum, aerolínea con sede en Valencia, opera como franquicia para el Grupo Iberia bajo la marca Iberia Regional Air Nostrum y factura, según los datos ofrecidos en su página web, más de 400 millones de euros al año. Además, la aerolínea cuenta con cerca de 1.500 empleados y realiza más de 71.000 vuelos registrando cerca de cuatro millones de pasajeros anuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios