La búsqueda de Amy se amplía hacia Marbella tras nueve días desaparecida

  • Los investigadores confían en encontrar a la menor irlandesa en un espacio corto de tiempo, ya que la Guardia Civil maneja una pista fiable para aclarar el caso

Comentarios 0

La búsqueda de Amy Fitzpatrick, la joven irlandesa de 15 años desaparecida el pasado 1 de enero en Mijas se ha ampliado desde hoy hacia la zona de Marbella y al menos 120 miembros de distintos cuerpos van a participar en la batida.

Fuentes del dispositivo de rastreo han informado de que los grupos se organizan para continuar con la labor, en la que participan Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja y Bomberos bajo la coordinación del instituto armado.

La resolución de la desaparición de Amy Fitzpatrick, la joven irlandesa de 15 años cuyo paradero se desconoce desde el pasado 1 de enero cuando caminaba de noche desde la urbanización Calypso hacia Las Lomas de Riviera, está cerca. Fuentes cercanas al caso señalaron que en las últimas horas se han obtenido una serie de pistas "fiables" que ayudarían a localizar a la menor en un espacio corto de tiempo. Los investigadores manejan la posibilidad de que la menor desaparecida podría encontrarse supuestamente en una vivienda de la zona, aunque no ha trascendido si por voluntad propia o a la fuerza.

A estas pesquisas hay que unir las labores de búsqueda que se están celebrando desde el día 3 y que ayer congregaron a unos 250 efectivos de distintos Cuerpos de Seguridad en la localidad de Mijas.

Las citadas fuentes se mostraron muy optimistas sobre el desenlace del caso ya que en las últimas horas se ha encontrado una línea de investigación "muy solvente" y que podría dar sus frutos próximamente. Las gestiones del instituto armado se han reactivado lo que anuncia una inminente resolución del caso.

Aunque no se descarta ninguna hipótesis por ahora, la posibilidad que cobraba más fuerza ayer es la de una presunta fuga voluntaria ya que la joven tenía antecedentes en este aspecto y recientemente había discutido con su madre por el retraso de un viaje a Irlanda, a finales del pasado mes de diciembre, y que se había pospuesto hasta el final de enero. El hecho de que la desaparecida no portase ninguna documentación hace pensar que no ha abandonado el país.

Los esfuerzos de los investigadores se dirigen hacia la localización de alguna vivienda de la zona donde Amy Fitzpatrick estaría oculta, además de analizar el entorno de la menor desaparecida, así como posibles amistades o relaciones en la comarca del Guadalhorce. Las gestiones continuarán hoy, pero sin descartar cualquier otra posibilidad como lo prueba el hecho de que también continuarán las labores de búsqueda en un amplio radio de terreno de la zona en la que Amy se supone que desapareció.

Las labores de los equipos de rastreo se retomarán a las 9.00, después de que ayer 250 efectivos de los Cuerpos de Seguridad peinasen unos seis kilómetros cuadrados del municipio divididos en doce sectores. El dispositivo contó con la presencia de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Mijas así como miembros de Emergencias 112, Bomberos, Protección Civil y Cruz Roja. La búsqueda se prolongó desde las 9.00 a las 15.00 y estuvo apoyada desde el aire por dos helicópteros y en tierra por perros entrenados en localizar personas.

Los efectivos se concentraron en la zona de Los Olivos situada junto al zoco de Calahonda, una zona con numerosas tuberías de desagüe, lugares de difícil acceso, y obras de gran tamaño. Los voluntarios encontraron diversos objetos, entre ellos unas botas parecidas a las que llevaba la menor en el momento de su desaparición. Fueron aportadas a los investigadores además de algún testimonio que se recabó en la zona. El coordinador del 112, Francisco Ortega, señaló que la búsqueda de ayer ayudó "a que la Guardia Civil descarte una hipótesis" y que se trataba de "un elemento mas de la investigación".

La explanada de acceso al campo de fútbol de La Cala de Mijas, lugar donde se ubicó el centro de coordinación, fue elegida por la amiga de Amy Ashley Rubio, la última persona con la que estuvo, para expresar su opinión sobre los últimos acontecimientos del caso. Se mostró esperanzada sobre el desenlace y declaró que "espero que la encuentren cuanto antes". Además, consideraba poco viable que la menor se hubiese ido por su propia voluntad "porque estaba muy contenta". Por su parte, la madre de Ashley, Deborah, volvió a recordar que en el pasado un hombre se ofreció varias veces a recoger a Amy en el lugar donde desapareció.

Además, Guillermo Wanninkhof, el padre de Rocío, asesinada tras su desaparición el 9 de octubre de 1999 en Mijas, ha dicho que el caso de Amy "revive" el de su hija y se desplazó a la localidad costera para apoyar a la familia.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios