La cabina urinario de Compañía se esfuma

  • El molesto teléfono público llevaba años junto a un cartel en el que los vecinos del número 17 protestaban por su ubicación

La molesta cabina de la calle Compañía se ha esfumado. Han pasado más de tres años desde que los vecinos protestaron por su colocación a excasos metros del portal, pero el pasado lunes el teléfono público de Movistar (Telefónica) que se encontraba a la altura del número 17 fue retirado, quedando cómo único testigo de su existencia una arqueta en el suelo y el cartel en la fachada del edificio que protestaba por su ubicación.

El traslado de la cabina de Telefónica al número 17 de la calle se produjo justo cuando se iniciaron las obras en el Palacio Villalón para transformarlo en lo que hoy es el Museo Thyssen. Los vecinos, en un reportaje publicado por este periódico hace ahora un año, explicaron que entonces pensaron que la ubicación sería provisional, pero que al final acabó por convertirse en definitiva; más aún después de que finalizaran los trabajos pavimentación de la zona.

Las principales molestias que desde el lunes han quedado para el olvido de los vecinos estaban relacionadas con la poca distancia entre la cabina y portal de entrada del edificio San Ingnacio, que les restaba visibilidad a los vecinos al salir a la calle; su utilización como urinario público, por la escasa separación entre el teléfono y la fachada, y los continuos saqueos y daños nocturnos.

En su día los vecinos le trasladaron el problema al Ayuntamiento, que a su vez les remitió a Movistar. La intención era que la movieran tan sólo unos metros para evitar la molestias, pero la contestación por parte Telefónica fue que era obligatorio tener una cabina en la zona, que así lo exigía el Estado. Fue entonces cuando optaron por una protesta silenciosa pero visual que al final a acabado dando sus frutos: colocaron un llamativo cartel en la fachada para informar a los ciudanos y turistas que transitaban la zona de su disconformidad con ese teléfono público.

Fuentes de Movistar explicaron hace un año que a nivel general es el Ayuntamiento el que decide la ubicación de las cabinas, aunque desconocían el caso concreto. Ayer estas mismas fuentes confirmaron que las quejas vertidas por los vecinos en este periódico fueron trasladadas a la compañía telefónica y se mostraron contentos por que las molestias hayan desaparecido para los vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios