El 'control' del urbanismo en la axarquía La organización agraria COAG critica la injusticia de una medida

Las cabras de Beltrán pagan el pato

  • El Ayuntamiento de Vélez clausura por orden judicial una nave ganadera irregular con sus 130 cabras dentro, en una comarca en la que apenas hay derribos ni clausuras de sus 20.000 viviendas ilegales

Comentarios 5

Los ecologistas calculan que en la Axarquía existen alrededor de 20.000 viviendas irregulares, que se han construido mediante proyectos de actuación basados en la construcción de casas de apero. Ante esta presunta ilegalidad masiva, las administraciones han pedido a los municipios que redacten un inventario para buscarles una posible solución. Mientras, sus propietarios disfrutan de ellas a la espera de una regularización. Sin embargo, las 130 cabras de Beltrán González, no han tenido la misma suerte.

Sin previo aviso, según asegura este ganadero veleño, el Juzgado ha precintado su corral por no contar con licencia de obra la nave en la que se encuentran. La pasada semana, por mandato judicial, sus instalaciones fueron clausuradas por la Policía Local y un inspector de Urbanismo del Ayuntamiento de Vélez-Málaga.

"En Andalucía no existe precedente de que cierren sin avisar un nave a un ganadero con los animales dentro", denunció el responsable regional de ovino y caprino de la organización agraria COAG, Antonio Rodríguez.

Lo cierto, es que Beltrán, por no tener licencia para la construcción de la nave que tiene en suelo rústico en Cabrilla (Almayate), se ha visto con un precinto que impide sacar a sus cabras y desarrollar su actividad ganadera. La razón por la que la Gerencia de Urbanismo le ha denegado el permiso es que las instalaciones se encuentran a menos de 250 metros cuadrados de otra parcela que tiene una concesión administrativa de minas para un manantial. Ese vecino le ha denunciado y por ello el Juzgado número 2 de Vélez-Málaga le ha cerrado las instalaciones, a pesar de que según dice esta actividad lleva parada desde hace diez años.

"Nos hemos reunido muchas veces con él y hemos tratado de regularizar su situación desde hace un año, pero el problema es que un vecino le ha denunciado", explicó el gerente de Urbanismo, Domingo Poyatos.

Beltrán González decidió hace dos años dedicarse al campo porque le gustaba y porque pensó que era una forma de ganarse la vida. Compró 130 cabras e inició la tramitación para obtener la licencia de obras al tiempo que gestionó una subvención con la Junta de Andalucía. Invirtió algo más de 300.000 euros. Consiguió entonces una "licencia de obra condicionada" que le obligaba a tener un punto de vertido autorizado y la calificación de medio ambiente. Para la primera construyó una depuradora ecológica, e instaló la ventilación adecuada del recinto. La segunda fue denegada por encontrarse a menos de 250 metros de otra finca. "Ese expediente fue archivado y ahora han abierto otro en el juzgado número 2 que sin previo aviso me ha cerrado la nave. Tampoco han tenido en cuenta ni las alegaciones ni la denuncia que yo interpuse a su vez", explicó este ganadero cuyas cabras han quedado cerradas en el interior sin que legalmente puedan ser alimentadas. Sin embargo, el inspector de Urbanismo le ha permitido de manera extraoficial entrar por una puerta trasera para que pueda alimentarlas, ordeñarlas o sacarlas.

"No sólo se trata del dinero que voy a perder, sino que además los animales pueden enfermar al no retirarles la leche", reflexionó Beltrán, quien extrae a diario 60 litros de leche por el que le pagan 3.204 euros. "Es una situación incómoda porque encima podría acabar con la demolición y la retirada de las cabras. Me siento agobiado, no me dan respiro. Tengo la ganadería porque así me gano la vida, qué mal hago", se preguntó Beltrán, quien asegura que "ni siquiera ha podido ver el expediente".

"No se puede permitir que ocurran estas cosas. Este muchacho trabaja en una zona agraria retirada. Ha invertido en dejar las instalaciones limpias para que no dejen residuos y ha apostado por este sector. Es una injusticia", aportó el representante de COAG. El gerente de Urbanismo también lamentó la situación pero reconoció que "legalmente es imposible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios