La huelga de 'bolis caídos' de los agentes reduce a la mitad las multas de tráfico

  • Desde junio de 2009 las denuncias de la Guardia Civil han bajado un 50% en la provincia · Reivindican una revisión del sueldo y del horario para equipararse a la Policía, y la reforma de las promociones

Comentarios 3

La huelga de bolígrafos caídos de la Guardia Civil en la provincia de Málaga ya ha rebajado en un 50% las multas de tráfico desde junio de 2009. La protesta se inició a raíz del recorte presupuestario aprobado por el Gobierno el pasado 20 de mayo, pero lo cierto es que la huelga de bolis caídos que desarrolla este verano la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en la provincia malagueña se realiza "desde algún tiempo antes y de forma progresiva", asegura el secretario provincial de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Antonio Gaspar.

Tanto es así, que desde junio de 2009 hasta el mismo mes de este año "las denuncias de tráfico se han reducido a la mitad", aseveran desde AUGC. Asimismo, desde que entrase en vigor el 1 de julio de 2006 la ley de puntos de Tráfico hasta diciembre de 2009, la media de denuncias diarias en la provincia asciende a unas 70, por lo que con la reducción tras la huelga encubierta de los bolis caídos, los agentes de la Benemérita estarían poniendo unas 35 denuncias diarias. Es más, en junio de este año se contabilizaron 3.300 multas, frente a las más de 6.000 de junio del año pasado.

"Al no tener reconocido el derecho a huelga, en el seno del cuerpo ha nacido esta protesta espontánea, que se transmite por el boca a boca o por Internet. Muchos agentes han decidido por su cuenta sólo sancionar las infracciones graves o muy graves y dejar en una amonestación verbal las leves. Es una manera de dar a conocer a la sociedad nuestras reivindicaciones laborales", admitió Gaspar. Dichas reivindicaciones básicamente son tres: el sueldo, el horario y la reforma de promociones internas.

Señala que, además de reclamar una mejora de sus condiciones laborales, con esta medida de presión -que consiste en trabajar a reglamento y no sancionar las infracciones más leves o menos graves- los agentes quieren resolver también viejos agravios con respecto a otros cuerpos como el Cuerpo Nacional de Policía, con el que el Instituto Armado quiere homologar su jornada laboral. "Nosotros cobramos unos 200 euros menos y hacemos 22 horas más de servicio al mes. Sólo queremos igualdad de condiciones laborales", aseveró Gaspar.

La gota que colmó el vaso llegó el pasado mes de julio, cuando el Ministerio del Interior aportó una solución a esta progresiva huelga de bolis caídos: los agentes serán evaluados por sus mandos a partir de ahora aplicando un sistema de puntos que será utilizado para medir su rendimiento en carretera. "Es un sistema de premios que pone en evidencia un afán recaudatorio de la Dirección General de Tráfico (DGT), lo que provocará que algunos agentes comiencen a buscar la multa por la multa, frente a su labor de garantizar la seguridad vial, afirmaron desde AUGC.

Un baremo en el que, según asegura la AUGC, únicamente prima el número de sanciones que se hayan impuesto. "Se puntúa con cinco puntos las sanciones interpuestas en los controles de alcoholemia; con cuatro las denuncias a transportistas, cuyas multas suelen suponer unos 2.000 euros, mientras que se suma un punto por las acciones relacionadas con seguridad vial en carretera", asevera el secretario provincial de AUGC.

Gaspar criticó la puntuación doble que tienen las denuncias que se realicen en el caso de transporte escolar, público y de camiones. Por ejemplo, si un agente auxilia a diez coches en las condiciones extremas como una intensa nevada, tres horas, le supone diez puntos, los mismos que en treinta minutos multando a dos camiones y un coche.

En este sentido, la asociación afirma que desde Interior se ha amenazado con eliminar el complemento retributivo a los agentes que pongan menos multas. Así, consideran que esta nueva situación, lejos de mejorar la seguridad vial, podría derivar en "los agentes se centren más en buscar multas".

"Es frustrante que prime la acción antes que el auxilio. Todo esto está creando una sensación de impotencia general en el cuerpo militar puesto que además de sufrir una rebaja en el sueldo de un 5%, ahora amenazan con quitarles el complemento retributivo si no aumenta el número de denuncias, cuyo fin es recaudatorio", sentenció Gaspar.

No es la primera vez que los agentes de la Agrupación de Tráfico llevan a cabo una movilización de estas características. Así, ya en 2005 consiguieron que el Gobierno accediera a conceder a los agentes que patrullan en carretera un complemento de seguridad vial de 150 euros tras realizar otra huelga encubierta de bolígrafos caídos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios