La calle que todos sus vecinos han decidido

  • La votación de las 24 familias que viven en la vía Juan de Molina, en el Distrito Ciudad Jardín, sirvió para que decidieran si tendría o no aceras

Probablemente la renovación de la calle Juan de Molina, en Ciudad Jardín, ha sido en la que mayor número de vecinos han participado activamente. Ellos mismos han sido los que iniciaron los trámites para la mejora de la vía en los primeros Presupuestos Participativos y también los que, a última hora, decidieron en una asamblea en plena calle el diseño que tendría finalmente.

La historia parte de 2006. Era la primera vez que se ponían en marcha los Presupuestos Participativos y los vecinos de la zona pidieron la renovación de la calle. El Ayuntamiento aprobó la solicitud y elaboró un proyecto para la obra que incluía la instalación de saneamiento y cableado eléctrico. Tras adjudicar los trabajos en un paquete en el que se incluían otras calles, en abril de 2008 comenzó la rehabilitación. Pero unos vecinos pidieron que se instalaran aceras, algo que no recogía el proyecto porque no se había solicitado, mientras que otros se oponían.

Tras parar las obras y realizar diversas reuniones, los responsables del distrito tomaron una decisión. Las familias residentes en la calle votarían en una asamblea que se celebró allí mismo la instalación o no de acerado en los 150 metros de longitud que tiene la calzada de largo. Hubo 13 votos a favor y 11 en contra, así que finalmente, se realizaron.

Eso sí, antes se debió redactar un nuevo proyecto, pero al final también se incluyeron otras actuaciones no programadas, como la sustitución de viejas farolas por otras modernas con bombillas de bajo consumo o la creación de dos escaleras, una de ellas en calle Las Majadas, que se ha renovado "con un poco de dinero que había sobrado del proyecto", explicaron fuentes municipales, que aseguraron que la actuación final costó alrededor de 200.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios