Los caminos de La Fresneda

  • Los vecinos luchan por el asfaltado de las principales calles del barrio y para que llegue el agua corriente a sus domicilios · Destacan la construcción de un puente que salva el río Campanillas y de algunos nuevos viales

La Fresneda es un núcleo diseminado rural de Campanillas donde vive en torno al medio centenar de familias. Lejos de los problemas de otros barrios de la capital, sus vecinos luchan por que llegue el agua corriente a sus casas y por el asfaltado de los caminos principales. "Esto todo es campo y no se puede poner una carretera asfaltada a cada casa, eso lo sabemos", dice Antonio González, presidente de la asociación de vecinos. No obstante, desde la creación de este colectivo, hace una década, señala que se han conseguido cosas importantes para la barriada. "Ha sido poco en comparación con lo que falta, pero no teníamos nada y ya hay cosas", subraya. Mientras, toca seguir trabajando y esperar.

Para los vecinos de la Fresneda, los principales logros, precisamente, son en infraestructuras. El primero, un puente que salva el río de Campanillas. "Por el embalse de Casasola ya no coge tanta agua, pero antes se desbordaba cada vez que llovía y muchos vecinos se quedaban aislados", explica González, que destaca la importante inversión que supuso este proyecto. El otro logro del que habla es el nuevo vial de la entrada de Cerrado de Chinchilla, pues discurría por una cañada que solía inundarse.

Respecto al asfaltado de calles, los vecinos reivindican al menos una actuación en los tres principales viales del barrio. "Las viviendas están repartidas por el campo pero hay un grupo bastante grande de tres calles y sólo una está asfaltada", arguye González. Al menos, dice, en estos puntos ya se ha llevado el agua corriente. Al no ser una zona recepcionada por el Ayuntamiento, supuso una inversión a los vecinos, de unos 800 euros per cápita, pero que están dispuestos a asumir. La asociación de La Fresneda confía que a lo largo del presente año se lleven a cabo estas reivindicaciones.

Pese a todo, estos vecinos se sienten suficientemente comunicados por el transporte público. Cuentan con una línea de la EMT que recorre el distrito, la 28 (Santa Agueda-Los Nuñez), que conecta con la 25 (Santa Rosalía) que sí llega al centro de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios