La capital prevé ingresar este año 1.400 millones de euros por turismo

  • El Foro del Turismo marca como líneas estratégicas ser Patrimonio de la Humanidad o luchar contra la oferta no reglada

El año pasado los turistas dejaron en las arcas de la capital malagueña 1.300 millones de euros y, según señaló ayer el alcalde, Francisco de la Torre, en este ejercicio se prevén alcanzar los 1.400 millones de euros, una cantidad nada desdeñable si se tiene en cuenta que el peso del turismo en Málaga era irrisorio hace apenas una década.

A lo largo de estos años se ha apostado por la oferta cultural, de congresos o de cruceros y eso ha provocado, a su vez, que Málaga haya sido la ciudad española que más ha crecido en número de viajeros alojados en hoteles, un 127%, al pasar de 456.494 en 2005 a un millón en 2014. Barcelona, con un 53% de incremento en ese periodo, ha sido la segunda. La oferta hotelera se ha incrementado un 54% y hay nuevos proyectos en marcha, desde hostels hasta establecimientos de cinco estrellas.

El objetivo es seguir creciendo y, en este contexto, se reunió ayer el Foro de Turismo de Málaga Ciudad, un grupo que está formado por representantes del Área de Turismo del Ayuntamiento de Málaga, Turismo Costa del Sol, la Confederación de Empresarios de Málaga, la Cámara de Comercio, la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, la Universidad de Málaga o el aeropuerto, entre otros. El foro funciona desde hace ocho años, pero ayer fue la primera reunión tras la reelección de Francisco de la Torre como alcalde, por lo que se plantearon los retos para los próximos cuatro años en materia turística en la ciudad.

Como principales novedades, Málaga se pondrá como objetivo presentar la candidatura del Centro Histórico como Patrimonio de la Humanidad y de la Semana Santa como Patrimonio Inmaterial. También, impulsado por los empresarios, se quiere poner coto a la oferta turística no reglada y se creará una mesa específica para analizar esta problemática. Los hoteleros afirman que las viviendas de uso turístico, al no estar reguladas, les hacen competencia desleal porque no tienen que afrontar las mismas exigencias que los establecimientos reglados. La patronal hotelera española Exceltur, en un informe publicado hace unos días, afirmaba incluso que la oferta de viviendas turísticas alegales triplicaba a la oferta reglada en la capital.

En el Foro se propuso que el Ayuntamiento inicie otro plan de promoción sobre la figura de Picasso, que se cree la tarjeta Málaga Pass, un concurso internacional de fotografía de naturaleza o un plan integral de comunicación en redes sociales. También se quiere rescatar una vieja idea que nunca ha surtido efecto, como es hacer una promoción conjunta de varios destinos urbanos andaluces, en este caso, en mercados lejanos. Varios expertos turísticos nunca han entendido que Andalucía, la Costa del Sol y Málaga hagan promoción turística cada uno por su lado, al entender que se pierde eficacia y recursos en el camino. Esa campaña conjunta sería, al menos, un paso para ser más competitivos y no confundir a los extranjeros, sobre todo a aquellos que viven en los países más lejanos, con multitud de ofertas de un mismo destino.

El alcalde destacó ayer que se quiere concienciar más al malagueño sobre la importancia del turismo y que habrá más acciones promocionales. Se consolidarán mercados maduros como el europeo y segmentos ya tradicionales como el cultural o de congresos, pero también se quiere abrir el abanico y apostar por el turismo de naturaleza, náutico o gastronómico. Asia, Rusia, Turquía o Estados Unidos están en el punto de mira.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios