La capital malagueña se pone de moda en grandes ciudades europeas

  • Los directores de varias oficinas españolas de turismo en el extranjero reconocen que Málaga "está teniendo mucho éxito" gracias a sus buenas comunicaciones aéreas y a su oferta complementaria

Málaga ya no es sólo la capital de la provincia en la que están Torremolinos, Marbella, Benalmádena o Fuengirola para los turistas europeos. La ciudad está cogiendo fuerza como destino turístico independiente y complementario de la Costa de Sol y este lugar empieza a ser escogido cada vez por un mayor número de viajeros para pasar unos días de asueto.

Los mayores expertos en el exterior son los directores de las oficinas de turismo (OET) que tiene repartidas Turespaña por medio mundo. Ana Cristina Gozalo es la máxima responsable de la oficina de Ginebra (Suiza). Ambas ciudades están conectadas por la compañía de bajo coste Easyjet y eso siempre facilita las cosas. "Málaga es uno de los destinos que más ha crecido en el último año desde el aeropuerto de Ginebra. Las cifras que nos da Easyjet son muy buenas y afirman que están muy contentos con el funcionamiento que está teniendo esta ruta durante todo el año, no ya sólo en verano o los fines de semana, lo cual es muy positivo", afirma a este diario Gozalo.

Una de las estrategias promocionales que más éxito han tenido ha sido la campaña llamada La Málaga de Picasso. La representante turística española en Ginebra asegura que tuvo mucho éxito y que "con Málaga estamos haciendo mucho ruido". "Ha habido una acogida excelente a las propuestas de Málaga y la figura de Picasso ha sido un elemento aglutinador que ha despertado la curiosidad de la gente. Igual no todo el mundo va luego al Museo Picasso pero eso sí ha situado a Málaga como destino de ciudad", continúa Gozalo.

Junto a ella está Elena Valdés, la directora de la OET en Roma quien señala que "Málaga se ve mucho y muy bien en estos momentos" en la capital italiana. Para esta experta, el paso más importante ha sido que "Málaga ha dejado de ser un aeropuerto de entrada a la Costa del Sol para convertirse en una ciudad para quedarse el fin de semana". Valdés apunta que este cambio de tendencia "empezó con el Museo Picasso y ha seguido con toda la remodelación del casco histórico de Málaga que ha quedado fantástico y va a continuar con la oferta complementaria que se está creando con el Museo Thyssen, el del automóvil o el de las piedras preciosas".

En el caso de Roma, al igual que otras ciudades italianas, también se parte de la base de que Málaga está muy bien comunicada por avión mediante líneas tradicionales o de bajo coste. "La Costa del Sol siempre ha estado muy en boga pero ahora mucha gente se queda en Málaga mientras que antes se iban a localidades costeras o a los pueblos blancos", dice Valdés.

En Dublín conocen perfectamente la Costa del Sol, hasta el punto que "es el segundo más importante para ellos", relata José Manuel de Juan, director de la OET en la capital irlandesa. Málaga y Dublín están conectadas con dos compañías de bajo coste -Air Lingus y Ryanair- y De Juan señala que "el vuelo de Air Lingus entre las dos ciudades es el más rentable de esa compañía. Viene tanta gente a Málaga que usan el mismo avión que emplean para los vuelos transoceánicos a Estados Unidos".

No obstante, el director de la OET en Dublín afirma que ese éxito está motivado principalmente por la oferta de sol y playa y el golf. La capital, según De Juan, "todavía es un poco desconocida, aunque estamos viendo que cada vez hay más interés en visitar esta ciudad como destino de estancias cortas".

La Catedral o la Alcazaba ya empiezan a aparecer en las fotografías de viaje de millares de europeos. El año pasado visitaron la capital tres millones de personas, un tercio del total que fueron a la Costa del Sol y nuevo récord histórico. Desde las oficinas de turismo europeas están poniendo interés e ilusión por relanzar a la capital. Y parece que, por ahora, con éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios