Ocho años de cárcel por quemar siete coches junto a la Comisaría

  • El condenado deberá indemnizar al Cuerpo Nacional de Policía con 173.800 euros · El fuego obligó a desalojar al personal

La Audiencia de Málaga ha condenado a ocho años de prisión a un hombre por prender fuego a siete coches de Policía Nacional de la Comisaría Provincial, utilizando unos trapos y unas botellas de gasolina que llevaba "a propósito". Además, deberá indemnizar con 173.800 euros al Cuerpo Nacional de Policía por los daños ocasionados. Los hechos se produjeron en septiembre de 2009. Según se declara probado, en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el hombre prendió fuego a los coches que estaban estacionados en el parking del exterior del edificio, de forma que siete fueron declarados siniestro total. En la combustión se produjeron "grandes" llamas que afectaron a varias plantas de la Comisaría.

Además, se generó un "espeso humo negro" que afectó a la fachada posterior del inmueble, causando daños en el edificio por valor de 20.539 euros. La combustión "hizo irrespirable el aire del interior de la Comisaría", además de que las llamas "eran tan potentes y el humo tan denso que hubo la necesidad de desalojar a todo el personal". Gracias a la rápida intervención de los bomberos no se produjeron daños personales. Previamente, según la resolución, el procesado había ido a la Comisaría Provincial para denunciar "de forma muy violenta" que había sido abordado por dos personas de paisano que dijeron ser policías, quienes le habían sustraído 250 euros.

En su denuncia, insultó a los agentes que estaban de servicio con frases sobre que eran "unos corruptos, unos mierdas" y les amenazó con expresiones como "me vais a denunciar, muy bien, os vais a enterar", tras lo que se marchó. En el registro de su vivienda se encontró el mechero utilizado y ropas con restos de gasolina. Así, se le condena por un delito de incendio con peligro para las personas, ya que hubo que llevar a otras zonas a los detenidos que se encontraban en sus celdas. El acusado admitió los hechos en su declaración y su defensa mostró su conformidad con el fiscal, que rebajó finalmente la petición de pena de 13 a ocho años de cárcel. Según informó la Policía, fue el propio autor del incendio el que ante la presión policial y sabiendo que era buscado por los agentes de la Policía Nacional el que se personó en los juzgados de la Audiencia Provincial, donde se procedió a su detención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios