La cárcel supera los 2.000 presos, más del doble de su capacidad

  • CCOO y ACAIP denuncian que el hacinamiento convierte a la prisión en un lugar peligroso e insalubre · Es el centro que menos funcionarios tiene por interno de España

Comentarios 1

Los trabajadores de la cárcel provincial dicen que la masificación ya es "insostenible". Una queja repetida, pero que ayer fue sustentada con datos. La prisión de Alhaurín de la Torre es la que tiene menor número de funcionarios por preso del país y es, después de la de Picassent (Valencia), la que más reclusos alberga. En la actualidad, tiene 2001 internos, más del doble de su capacidad ya que fue construida para 900 presos.

Por ello, los sindicatos CCOO y la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) -que representan al 90% de la plantilla del centro penitenciario malagueño- volvieron a denunciar el hacinamiento en la cárcel malagueña y advirtieron que en esas condiciones no pueden garantizar la seguridad. "La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y el Ministerio del Interior son los únicos responsables de cualquier conflicto que pueda producirse", alertó Juan Carlos Blanco, representante de CCOO en la cárcel.

Francisco Macero, delegado de la junta personal por ACAIP en la prisión de Alhaurín de la Torre, señaló que producto de la masificación no sólo han empeorado las condiciones laborales de los empleados con un aumento de inseguridad, sino que se ha producido un elevado número de agresiones entre los propios reclusos así como a los funcionarios.

La situación también supone un problema para los internos, ya que se concentran en un espacio bastante reducido, al tener una media de ocupación por módulo de 70 personas y albergar entre 135 y 140 reclusos, con sólo dos funcionarios al cargo (uno encargado de la seguridad y otro del contacto directo con el interno).

A esto se suma que no existe una clasificación adecuada según el perfil delictivo, ni una oferta de talleres suficiente; a lo que según los sindicatos hay que añadir una reducción de la plantilla. La situación es un caldo de cultivo para la violencia y las agresiones que imposibilitan que el servicio público penitenciario en Málaga cumpla con los objetivos que le fijan las leyes.

Con este volumen de presos y la plantilla prevista para la mitad de internos, la prisión de Alhaurín de la Torre se ha convertido en un establecimiento peligroso e insalubre según ambos sindicatos.

"La situación de abandono en la que se encuentra la cárcel de Málaga es fruto de una mala gestión, que parece que se le ha olvidado a sus gestores", señaló Blanco.

Ambos sindicatos manifestaron que a pesar de las promesas de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que se comprometió a estudiar el aumento de los recursos humanos de la plantilla del centro, todavía sigue habiendo un déficit de trabajadores que se agudiza cada día. Blanco señaló que en la prisión de Málaga se vive "la ley del más fuerte", y que no pueden permitir que esto siga ocurriendo.

Ambos sindicatos manifestaron que se movilizarán para defender unas condiciones de trabajo aceptables, que pasan por incrementar la plantilla de un modo considerable, ya que está por debajo de la media nacional, así como disminuir el número de internos, en lugar de alojarlos de tres en tres en cada celda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios