Una carga especial

DE las muchas y muy variadas mercancías que durante 2007 han llegado a nuestro Puerto, tal vez, la más curiosa, por lo que de particular e inusual tiene, fue la que trajo el Mary Christina el sábado 24 de noviembre.

Este buque de carga general de 2.224 toneladas de registro bruto y bandera de Antillas Holandesas, descargaba en el muelle número 4 dos tenders destinados al buque de crucero The World, el cual, varias semanas más tarde debía atracar en el pantalán de Levante.

Y aunque en nuestro Puerto estamos muy acostumbrados a ver diferentes tipos de tenders -que no son otra cosa que enormes y sofisticados botes salvavidas destinados casi con exclusividad a los buques de crucero-, lo que verdaderamente constituyó algo digno de ser reseñado fue el hecho de verlos situados sobre el muelle, como si se tratara de algún tipo de carga a la espera de ser embarcada.

Con todo esto, y tras permanecer 19 días en la explanada del muelle número cuatro, el miércoles día 12 de diciembre, los tenders fueron botados en la dársena de Heredia.

Con el buque de crucero The World esperando en la bahía, los dos grandes botes salvavidas salieron a mar abierto. Y así, frente a nuestra bocana, se realizó la maniobra de sustituir los tenders, siendo arriados los viejos e izadas a bordo las dos nuevas embarcaciones.

Finalizada esta operación, y mientras el buque de crucero The World atracaba con sus dos flamantes botes ya en posición, la pareja de deteriorados tenders que habían sido sustituidos fueron conducidos al muelle número cuatro; donde, una grúa los sacaría del agua para cargarlos en sendos camiones articulados. Sin duda alguna, una muy especial carga y una nada habitual maniobra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios