Un carnaval con sonrisa eterna

  • Arranca la fiesta en la calle con el pregón de Carlos Pariente y la elección del Dios Momo

Málaga se abre definitivamente a su fiesta de carnaval. Puesto el broche de oro en la madrugada del sábado con la Gran Final del Concurso Oficial de Agrupaciones de Canto (COAC), el pregón cantado por el murguista Carlos Pariente (por tercer año consecutivo se opta por un coplero de la fiesta) en Plaza de la Constitución abrió de par en par el espectáculo callejero. Plagado de reminiscencias a los orígenes de la fiesta y ensalzando la naturaleza anímica de un evento que, para el autor, ha de perseguir siempre "devolver la sonrisa" a Málaga y a los malagueños.

"El carnaval es como un parque de atracciones pero de la imaginación, porque durante unas semanas puedes ser lo que quieres ser", sostuvo Pariente en su pregón, en el que enfatizó que lejos de un momento puntual del año, Carnaval es siempre. "Porque los que vivimos esta fiesta vivimos en carnaval cada día; es nuestra manera de vivir, porque así nunca se nos borra la sonrisa de la cara", dijo.

Para el también monologuista, el Carnaval de la ciudad lleva 35 años "haciendo que Málaga no pierda la sonrisa". En este punto de su aclamación a las virtudes de la fiesta, recordó que el certamen malagueño debe su juventud "a un hombre con mu poca gracia que hace años lo censuró y lo prohibió". Una limitación contra la que surgieron "guerrillas rebeldes que comenzaron a conquistar la ciudad disparando sus coplas escondidas para devolverle a Málaga la sonrisa que perdió". Y al frente de ellas, "comandantes" como José Manuel Millán, los hermanos Romero, Miguel González y un amplio elenco acompañado en los años más próximos por "más soldados" como Pepe León, Enrique Gutiérrez, Miguel Ángel Crespo "y otros muchos".

La suya no fue una lectura al uso, sino una representación fiel de una murga más, con sus pasodobles, con sus cuplés. Una obra propia del mejor escenario de concurso, con La Guerrilla como altavoz, que advertía a los espectadores con realizar "emboscadas" sin otro fin que el de robar una sonrisa. "Habrá guerrillas apuntando al corazón y armar la revolución", exclamaban.

La Málaga convertida en icono cultural, el encarcelamiento de Isabel Pantoja, el Museo Ruso de San Petersburgo, el Metro... Fueron algunos de los guiños de actualidad que se realizaron en los pasodobles y cuplés. "Por fin se han acabado las penas en nuestra bendita ciudad porque el Metro de Málaga por fin es una realidad (…) Ha llegado con cinco años de retraso y al malagueño le ha costado un pastón y tienen el valor de inaugurar una obra que aún está sin terminar", relató la agrupación.

La apertura oficial de ayer tuvo en la madrugada del pasado sábado su antesala con la gran final del Concurso Oficial de Agrupaciones de Canto (COAC). A la última jornada llegaron con opciones de hacerse con el triunfo cinco comparsas, cinco murgas y dos cuartetos. El fallo del jurado se decantó finalmente por Don Nadie, en la modalidad de comparsas; la murga Esto no hay por dónde cogerlo, y el cuarteto, El cuarteto está perdido. Hasta casi las 06:00 hubo que esperar para conocer el detalle de las valoraciones finales. En la gran final los grupos reconocieron al histórico murguista Enrique Gutiérrez Fernández, de quien se destacó su labor en el carnaval cantado. El galardón sirvió como agradecimiento a las personas que entre los años 1979-1980, recuperaron la fiesta.

Para hoy, el Gran Desfile, desde las 17:00, que recorrerá buena parte de los espacios peatonales del centro histórico hasta desembocar en la Plaza de la Marced. Antes, alrededor de las 12:00, la elección de príncipes y dioses infantiles y a las 13:00, el concurso de disfraces infantiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios