Un grupo catalán compra en el Soho una manzana para un hotel 4 estrellas

  • La inversión prevista rondará los 17 millones de euros

  • El establecimiento acogerá entre 75 y 80 habitaciones

La manzana en la que se levantará el hotel de cuatro estrellas. La manzana en la que se levantará el hotel de cuatro estrellas.

La manzana en la que se levantará el hotel de cuatro estrellas. / javier albiñana

Un grupo inversor catalán, con la familia Oriol Roca al frente, atraído por la pujanza turística de Málaga capital, se acaba de hacer con la propiedad una manzana edificatoria completa del barrio del Soho con el propósito de levantar un hotel de 4 estrellas calidad superior, con capacidad para entre 75 y 80 habitaciones. Según confirmaron fuentes próximas a la operación, la compra de este inmueble, que da a cuatro calles de la zona, se cerró ante notario en la noche del pasado miércoles, tras solventarse los últimos flecos. A la espera de que se concreten los detalles de la intervención sobre estos inmuebles, las fuentes aludieron a que la inversión estimada (incluyendo el valor de compra) rondará los 16 ó 17 millones de euros, existiendo el propósito de tener lista la iniciativa a lo largo de este verano. "La idea es empezar las obras cuando dispongamos de licencia", apuntaron las fuentes consultadas, que incidieron en la apuesta por dotar al futuro establecimiento de "calidades espectaculares".

El interés de la familia Oriol Roca en invertir en la capital de la Costa del Sol, indicaron las fuentes, viene de lejos. "Es una ciudad muy atractiva, tiene una gran estabilidad institucional y cuenta con un gran potencial para invertir", destacaron como elementos que han jugado a favor de este clan empresarial. Pero a todo ello sumaron un otro factor: la próxima apertura del Teatro de Antonio Banderas en el actual Alameda. La ubicación del futuro hotel se encuentra a apenas unas decenas de metros del equipamiento cultural.

Asimismo, pusieron en valor el proceso de transformación de la zona del Soho y su previsible apertura al espacio portuario. En concreto, Muelle Heredia, donde hace años se dibujó un gran complejo de oficinas, finalmente enterrado por la crisis económica. Los últimos movimientos dados por el Puerto apuntan más en la dirección de que esa franja de terreno pase a albergar un centro comercial parecido a Muelle Uno. No obstante, ese desarrollo se antoja lejano en el tiempo, dada la necesidad de, previamente, dar respuesta la necesidad de espacio que tienen tanto la Guardia Civil como la Agencia Tributaria, que ocupan sendas instalaciones en el muelle 4.

Para las fuentes consultadas, el desarrollo de este proyecto privado puede convertirse "en una palanca para toda esa zona". La misma, en el transcurrir de los últimos años, ha visto un proceso de regeneración considerable de la mano, entre otros actores, del Ayuntamiento, que media te fondos europeos ha semipeatonalización algunas de las principales vías del barrio. El próximo paso, que previsiblemente se dará este mismo año tocará a la calle Trinidad Grund. Los edificios comprados tienen al menos protegidas sus fachadas. Sobre el estado de conservación, las fuentes apuntaron que alguno de ellos se encuentra apenas en estructura en su interior, por lo que deberán ser completados. "Cuando sean rehabilitados totalmente quedarán espectaculares", auguraron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios