Las causas del final

  • Las enfermedades del sistema circulatorio, las tumorales y las respiratorias son las principales causas de las defunciones en la comunidad autónoma

Todos los meses la prensa publica los datos del paro. Y de vez en cuando, estadísticas sobre la obesidad, el nivel de renta de los españoles, el consumo de tabaco o hábitos de lo más variopintos. Pero rara vez se escribe sobre la muerte. Quizás por negación, quizás por falta de interés, quizás por temor a espantar a los lectores. Pero también sobre la parca hay estadísticas. Y la primera conclusión de su análisis, es que hay tres grupos de patologías que causan el grueso de las defunciones en la comunidad autónoma: las cardiovasculares, las tumorales y las respiratorias. Justamente, en ese orden. Así se desprende de los datos del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA) sobre mortalidad correspondientes al primer trimestre de 2009 en la región.

De acuerdo a esas cifras, más de un tercio de los andaluces -el 36%- fallece por enfermedades del sistema circulatorio. "Es lógico, propio de una sociedad envejecida", explica el geriatra José Antonio López Trigo. A la hora de morir, el sexo marca algunas diferencias. Las patologías cardiovasculares, por ejemplo, matan más a mujeres (41,2%) que a hombres (31%). La explicación es que más varones fallecen antes de otras enfermedades.

El Informe Anual de Salud de 2007 sitúa la esperanza de vida femenina en España seis años por encima de la masculina. Así, las féminas viven 83,48 años frente a los 76,96 años de los varones. López Trigo explica que durante su vida fértil, la mujer tiene menos problemas cardiovasculares. "Pero después de la menopausia, pasando los sesenta y pico, los estrógenos dejan de proteger los vasos de la mujer" y aumentan sus trastornos circulatorios.

La segunda causa de mortalidad son los tumores, que provocan el 22,3% de los óbitos. Otra vez, las estadísticas hay que leerlas en clave de género. Los procesos oncológicos llevan a la tumba al 27,6% de los hombres y al 16,6% de las mujeres. ¿Por qué en este bloque son mayoría los varones? La respuesta está en las mismas estadísticas. Entre las diez enfermedades que causan la mitad de los decesos -patologías cerebrovasculares, infartos de miocardio, insuficiencia cardiaca, dolencias respiratorias, otros problemas del corazón, procesos tumorales, trastornos crónicos respiratorios, complicaciones isquémicas cardiacas, diabetes y enfermedades digestivas- sólo figuran los tumores de tráquea, bronquios y pulmón. Unas dolencias que en la mayoría de los casos tienen su origen en el tabaquismo, un hábito hasta hace unos años eminentemente masculino. "Pero ya la mujer fumadora va igualado al hombre y eso se notará en las estadísticas de mortalidad dentro de algunos años", apunta López Trigo.

Según los datos del IEA del primer trimestre del año pasado, el tercer grupo de enfermedades por los que fallecen los andaluces son las respiratorias, que matan al 12,6% del total. También a más hombres -14,7%- que a mujeres -10,4%-, por las mismas causas que en el apartado anterior.

En todo 2008, en la provincia fallecieron 11.727 personas; 6.193 hombres y 5.534 mujeres. Y hasta en las estadísticas de la muerte se aprecia la presencia de extranjeros en Málaga. De los 2.568 fallecidos en el primer trimestre del año pasado, 239 -el 10%- no eran españoles. Los datos del IEA dejan patente la creciente longevidad de la población. En 2008 murieron 41 habitantes de la provincia mayores de 100 años o más. Y también en este tramo de edad las mujeres son mayoría. De los 41 fallecidos que habían llegado a ser centenarios, ocho eran varones y 33 féminas.

Sobre el otro extremo de la vida -la infancia-, donde más duele la muerte, también hay estadísticas. En 2008 murieron 56 bebés que no llegaron a cumplir un año. Por suerte, durante el resto de las edades hasta los 44 años no se repite esa cifra tan alta. Parece que la naturaleza mata a los más débiles en los primeros meses y deja a disfrutar a los demás de infancia, juventud y primera madurez con la equivocada sensación de que somos eternos. Y a tenor de los datos, no sólo influye el sexo a la hora de morir, sino también la época del año. Las estadísticas del IEA de 2008 de la provincia recogen un mayor número de fallecimientos en los meses de frío: 3.151 en el primer trimestre y 3.106 en el cuarto, frente a 2.780 y 2.778 en el segundo y el tercero. Quizás estas estadísticas sobre mortalidad no despierten gran interés, pero son reales como la vida -o la muerte- misma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios