A la caza de la mejor ganga

  • Miles de personas acudieron ayer al primer día de las rebajas en la capital malagueña, que fue todo un éxito gracias a que fue una jornada festiva · Los compradores tuvieron que sufrir interminables colas

Mucho se ha hablado en los últimos días de la crisis económica que sufre el país, pero ayer nadie parecía acordarse de ella. Miles de malagueños se echaron a la calle para hacerse con la mejor ganga, comprar los rezagados regalos de Reyes o gastarse el dinero que aún les queda en la cartera después de haber sobrevivido a unas largas y caras fiestas navideñas.

El buen tiempo y el hecho de que ayer fuera un día festivo animaron, aún más si cabe, a la gente a acudir al primer día del periodo de descuentos más importante del año. A primera hora de la mañana ya se habían formado colas a las puertas de los principales centros comerciales de la ciudad. Todos querían ser los primeros para poder elegir los mejores descuentos y comprarse aquel abrigo o vestido que ya habían fichado con anterioridad.

Pero los que ayer se atrevieron a ir de tiendas tuvieron que armarse de paciencia para lograr su cometido. Ropa tirada por el suelo, interminables colas para acceder a los probadores, también para llegar hasta las cajas registradoras, y los habituales atascos en las entradas de los aparcamientos de las grandes superficies y del centro de la ciudad.

Una auténtica locura, que no parecía importarle a nadie. Rocío Florido tardó casi una hora en pagar la ropa que eligió de una tienda de moda de la calle Larios. Considera que "es normal el primer día, ya que es cuando encuentras las cosas que merecen la pena. Luego ya no queda nada y menos algo que te gusta".

Hay otros, sin embargo, que sólo acuden a las rebajas el primer día con la intención de comprar aquellos regalos de Reyes que aún les faltan y que sin duda les saldrán más baratos. Es el caso de Eduardo Rodríguez que cada año aprovecha los descuentos de esta época para hacer los regalos a sus familiares, menos a los niños que "siempre los reciben el mismo día de Reyes".

Pocos dudan de que superarán con creces los 117 euros de media que las organizaciones de consumidores calculan que se gastará este año cada malagueño durante las rebajas. Los comerciantes esperan que no decaiga la afluencia de clientes en las próximas semanas y poder compensar así la mala campaña de invierno que han vivido este año.

Los que más han notado este retroceso de las ventas han sido los pequeños y medianos comercios de la capital. Manuela Cuellar, propietaria de una tienda de ropa de la céntrica calle Martínez, dice que la crisis y la subida generalizada de los precios de los productos básicos les ha afectado mucho este año, aunque está convencida de que "la gente se animará a comprar en rebajas al ser más barato".

Al menos eso es lo que prevé la Federación de Comercios de Málaga (Fecoma), que asegura que este año las ventas aumentarán un tres por ciento con respecto al periodo de descuentos del año pasado. Su presidente, Enrique Gil, reconoce que la economía "no está para tirar cohetes", pero que el lleno absoluto que se vivió ayer en la mayoría de los comercios es un buen preludio.

El arranque de las rebajas parece que no ha defraudado a nadie. El temor por los efectos de la especial cuesta de enero que se espera este año no ha hecho de momento mella en el ánimo de los consumidores a la hora de comprar, como tampoco ha afectado mucho los excesos consumistas propios de la navidades. Sólo una recomendación: eviten que le den gato por liebre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios