El centro de negocios de Muelle Heredia abandona el dique seco

  • El puerto saca a concurso la ejecución y concesión de 26.500 metros para oficinas, por lo que ingresará 9 millones por 35 años · El proyecto incluye 600 plazas de parking

Comentarios 1

Tras más de un lustro de trámites y no pocos escollos administrativos, la transformación de los suelos del muelle Heredia en un gran complejo de oficinas sale del dique seco. El Consejo de la Autoridad Portuaria dio ayer luz verde al concurso para la construcción y explotación mediante concesión administrativa de edificios de uso terciario y comercial en esta franja de terreno, actuación que le permitirá al puerto obtener unos ingresos mínimos de 9 millones de euros por la cesión de este espacio por un periodo de 35 años.

Así lo confirmó al presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Linde, quien se mostró satisfecho por el paso que se ha logrado tras "una tramitación muy compleja" y en la que, como él mismo subrayó, ha sido necesario poner de acuerdo a la Agencia Tributaria, a Patrimonio del Estado y al propio puerto. A ello se ha sumado el aplazamiento derivado de las malas condiciones económicas y al escaso interés que las empresas han mostrado en años anteriores por una infraestructura como la que en este momento está en el mercado.

"Los estudios apuntan a que ahora sí hay más demanda", expuso Linde. El procedimiento que ahora se abre estará abierto a la presentación de ofertas hasta, previsiblemente, finales de verano. En cualquier caso, las condiciones que se imponen a las firmas interesadas en el proceso son claras: un precio de partida de 9 millones de euros de canon global por toda la concesión, la construcción de los inmuebles de oficinas (que permiten uso comercial en la planta baja), así como de las 600 plazas de aparcamiento exigidas, y del edificio que deberá albergar a la Aduana, dado que sus actuales dependencias tendrán que ser demolidas.

Este último elemento, que tendrá que disponer de una edificabilidad de 4.400 metros cuadrados y que se situará en una parcela próxima a la desembocadura del Guadalmedina, supone, según los datos manejados por el Puerto, una inversión de otros 4 millones de euros. Al canon mínimo exigido y el coste añadido del edificio de Aduana, las empresas deberán sumar la inversión necesaria para la ejecución de los edificios (que estarán limitados a planta baja más cuatro alturas).

Linde señaló que en este concurso no sólo se valorará la oferta económica que se presente, sino que también se tendrán en cuenta cuestiones como la capacidad y situación económica de las firmas, así como la calidad arquitectónica de los edificios propuestos. Sobre ello, hay que tener en cuenta que de acuerdo con el plan especial se han de levantar edificios discontinuos, "separados por zonas peatonales y jardines" que garanticen la transparencia visual y la existencia de perspectivas desde las principales calles del ensanche de Heredia, como son la Alameda de Colón, Tomás Heredia y Córdoba.

Otro efecto directo que tendrá esta actuación es el retranqueo del actual límite portuario en esta zona, permitiendo con ello la ampliación de la sección de la Avenida Muelle Heredia. De este modo, la traza de esta vía pasará a incluir tres carriles de tráfico en cada sentido, mediana y un carril de servicio por el que se entrará a los aparcamientos subterráneos del nuevo complejo de oficinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios