Sin cerdo, sin sal o en base al culto hebraico

  • El tren de alta velocidad a Madrid y Barcelona tiene hasta una decena de menús diferentes para sus viajeros

Para los viajes a Madrid no hay demasiado tiempo. Pero muchos eligen aprovechar el tiempo no sólo para trabajar, sino también para almorzar. Otros, viajan con sus mascotas, también y hay quien llega demasiado pronto y prefiere tomar un aperitivos en la sala Club AVE de la estación María Zambrano o quien pide que alguien acompañe a su hijo durante el viaje a la capital. Los servicios a bordo del tren de alta velocidad permiten hasta solicitar menús preparados conforme a las reglas del culto hebraico o para personas veganas: es decir, vegetarianos estrictos que no comen ni carne, ni pescado, ni aves, ni miel, ni huevos ni leches. Nada animal.

La firma que realiza el catering en la línea de alta velocidad entre Málaga y Madrid, Cremonini Rail Iberica, tiene hasta una decena de menús especiales para todos aquellos que lo soliciten con una antelación mínima de 24 horas. Desde los destinados a personas diabéticas hasta los celiacos (evitando los productos con trigo, cebada, centeno y avena), pasando por menús sin sal, vegeterianos o sin lácteos. También los más pequeños tienen su menú infantil y hasta las religiones tienen su hueco a la hora de decidir lo que se come: ni derivados del cerdo ni alcohol para el menú musulmán, ningún elemento cárnico para el menú de vigilia y reglas hebraicas para el denominado Kosher. Eso teniendo en cuenta que los menús que la firma de catering elabora van siempre ligados a los productos locales y de temporada.

Pero el AVE, además de la posibilidad de elegir menú, los pasajeros pueden optar a viajar con sus mascotas, siempre que no pesen más de seis kilos, que lo hagan en una jaula y con sus papeles de sanidad en regla. Eso sí, el billete del gato, del perro o del animal con el que se viaje costará la mitad de lo que le cueste el suyo a su viajero. A ello hay que unir el servicio de acompañamiento a menores de entre 4 y 11 años ,que son supervisados por personal de Renfe durante el viaje y los acompañan hasta que la persona autorizada los recoge en la estación de destino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios