La defensa del cirujano condenado a prisión por la muerte de una paciente recurrirá la pena

  • El Juzgado le impuso dos años y medio de cárcel, inhabilitación especial y el pago de 300.000 euros de indemnización a los familiares.

La defensa del cirujano plástico condenado a una pena de dos años y medio de prisión por la muerte de una mujer a la que practicó una liposucción presentará un recurso de apelación ante la Audiencia de Málaga contra la resolución, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

El Juzgado de lo Penal número 6 de Málaga condenó esta semana al médico por un delito de homicidio por imprudencia y le impuso, además de la pena de cárcel, inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión durante cuatro años y el pago de 300.000 euros de indemnización a los familiares de la víctima.

La petición realizada por la Fiscalía ha sido estimada al completo; mientras que la acusación particular, en representación de la familia, pedía cuatro años de cárcel, seis de inhabilitación y 450.000 euros de indemnización. Así, esta parte está estudiando la sentencia por si finalmente recurre, según han indicado.

Los hechos sucedieron en noviembre de 2007 en una clínica de gestión privada de la capital. La jueza considera probado que el médico hizo un preoperatorio a la mujer, de 44 años, "sin la realización previa de una ecografía abdominal" que pudiera concretar el grosor de la pared abdominal.

Así, durante la operación, el acusado, "aplicando una técnica incorrecta", no manipuló bien las cánulas de aspiración "hasta el punto de que penetró en la cavidad abdominal de la paciente", provocándole tres perforaciones. Esto le ocasionó una peritonitis difusa generalizada.

Para la juzgadora, hubo "un incorrecto postoperatorio" por parte del mismo médico, puesto durante los días posteriores, y a pesar de los fuertes dolores que tenía la mujer, dice la resolución, el acusado "no advirtió ni sospechó nada anormal de su paciente" hasta el sexto día después de otra intervención.

La mujer tuvo que ser operada siete veces más y falleció en abril de 2008 por un fallo multiorgánico. La jueza señala que, tras analizar los informes y pruebas forenses, se puede concluir que el fallecimiento de la mujer "tuvo lugar por la técnica incorrecta quirúrgica llevada a cabo" por el acusado.

Se insiste en que éste "eludió en el preoperatorio la realización de una ecografía abdominal para haber minimizado el riesgo evidente que presentaba la paciente"; además de que hubo una manipulación "incorrecta" de la cánula y un "retraso en el diagnóstico" de la peritonitis que "agravó y desencadenó complicaciones posteriores".

Para la juzgadora, se trata de una imprudencia grave no sólo por el resultado "sino por la cantidad y calidad de los errores y omisiones que han resultado detectados en su actuación", insistiendo en que al médico "le debería haber llamado la atención el cuadro que presentaba su paciente desde la misma noche de la operación".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios