Un cirujano, imputado tras la muerte de una mujer por una liposucción

  • La Fiscalía le pide 2,5 años de cárcel y 240.000 euros de indemnización para la familia

El Ministerio Fiscal ha imputado a uno de los cirujanos que intervino en una operación de estética en una clínica de Málaga de un presunto delito de homicidio por imprudencia cometida en la intervención a una mujer de 44 años que murió tras la operación en abril de 2008. Según informó la familia de la joven, que era de Ceuta, el médico cirujano plástico que operó de una liposucción y una reducción de pecho a Encarnación Salazar y que meses después falleció como consecuencia de presuntas irregularidades en el proceso ha sido imputado por una negligencia.

Según las conclusiones del fiscal, el cirujano está imputado en un presunto delito de homicidio por imprudencia por el que se le piden dos años y medio de cárcel y una indemnización de 240.000 euros. La familia no está conforme con la acusación al entender que debería extenderse a otros dos médicos más que participaron en la operación. El caso, que lleva el juzgado de Instrucción número 13 de Málaga, se inició tras la denuncia del hermano de la víctima por la forma en que se llevó el tratamiento de su hermana. La acusación particular defiende que los métodos no fueron los adecuados y que se debería haber trasladado a su hermana de la Clínica Pascual y al Hospital Carlos Haya antes de lo que se hizo para salvarle la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios