Los cítricos del Guadalhorce reciben agua después de pasar un año sin riegos

  • Los agricultores de la comarca consideran que es necesario un nuevo riego de emergencia para poder salvar los árboles

Un año ha tenido que pasar para que los agricultores del Valle del Guadalhorce puedan volver a regar sus cultivos. Los canales de riego de la comarca comenzaron ayer a transportar los primeros litros de agua después de que el último Comité de Gestión de la Sequía lo autorizara para tratar de salvar los árboles y su producción.

Unos seis hectómetros cúbicos de agua procedente de los embalses del Guadalhorce llegarán a todas las parcelas de la comarca en las próximas dos semanas. Pero antes la Cuenca Mediterránea Andaluza ha tenido que llevar a cabo un proceso de acondicionamiento para endulzar el agua del Salto de la Encantada hasta llegar a los 1,2 gramos por litro para que sea apta para los cultivos.

Es el cuarto riego de emergencia que los agricultores de la comarca del Guadalhorce han recibido desde que en septiembre de 2005 la Cuenca Mediterránea Andaluza interrumpió los riegos para garantizar el abastecimiento de Málaga capital.

El último tuvo lugar en agosto del año pasado cuando los agricultores recibieron unos cinco hectómetros cúbicos para paliar el grave déficit que arrastran los cultivos de cítricos de la zona desde que empezó la sequía hace tres años.

De momento, éste será el único riego de socorro que se conceda este año, aunque el director general de la Cuenca Mediterránea Andaluza, Antonio Rodríguez Leal, aseguró que habrá que valorar de forma conjunta con la Delegación Provincial de Agricultura y Pesca si es necesario autorizar otro a lo largo de los próximos meses.

El problema es que los reservas embalsadas en los pantanos del Guadalhorce son este año "ligeramente peores" que hace justo un año al disponer de unos tres hectómetros cúbicos menos.

Pero los agricultores, sin embargo, consideran que la situación de los cultivos de la zona es "muy delicada" y que la mayoría de la producción se ha perdido por la falta de riegos. Esta situación ha llevado a que muchos hayan decidido abandonar los cultivos por el daño que la sequía ha provocado en los árboles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios