"Si todos los ciudadanos donaran tres veces al año, habría suficiente sangre"

  • Prat afirma que los residentes extranjeros que pasan su jubilación en la Costa 'envejecen' la población y provocan un desfase, ya que incrementan las necesidades sanitarias, igual que en la Costa Azul francesa

Comentarios 1

Después de unas semanas en que la sangre escaseó, la situación ha mejorado, pero el director del Centro de Transfusión, Isidro Prat, advierte de que no puede bajarse la guardia.

-¿Cómo están ahora las reservas?

-Han remontado gracias a la buena respuesta ciudadana. Tan buena fue esa respuesta que en una semana obtuvimos más de 2.000 donaciones. Esto ha supuesto que las reservas se han incrementado a unos valores razonables, no sólo las del Centro de Transfusión, sino también las de los hospitales. Además, hay un efecto arrastre de la llamada de emergencia en los días sucesivos porque después se han acercado personas que no pudieron donar en su día.

-¿Se han aplazado operaciones?

-No nos consta. Se han podido atender todas las intervenciones. Incluso las que más necesidades tenían de sangre, como trasplantes. Este año ha habido un récord de trasplantes y eso es un éxito de todos; de los equipos quirúrgicos, de los donantes de órganos y de los donantes de sangre. El volumen más importante de trasplantes ha sido en la recta final del año. En una semana se hicieron tres trasplantes hepáticos.

-¿Hay que plantear medidas de ahorro de sangre?

-Málaga tiene una importante población flotante de turistas y residentes. Muchos son de edad avanzada y son consumidores de productos sanitarios. A mayor edad, más posibilidad de necesitar transfusiones. Tenemos un consumo muy importante [de sangre] tanto en los hospitales Costa del Sol y Virgen de la Victoria no acorde con el volumen de población a los que atiende, pero sí acorde con las características de esa población.

-¿Se refiere a que esos residentes envejecen la población y generan más necesidades sanitarias?

-Exactamente. También hay otra cosa que ocurre y cada vez con más frecuencia, que es el turismo sanitario; que son personas de otros países y que por conciertos que tienen sus compañías con clínicas de Málaga vienen a operarse aquí. El Centro de Transfusión proporciona la sangre necesaria a todos los hospitales y a todos los pacientes que se operan en la provincia, vengan de donde vengan.

-¿Y cuál es la solución para que no falte sangre?

-Hay que seguir con las campañas de concienciación ciudadana.

-¿Se puede ahorrar sangre?

-La Medicina se está haciendo correctamente. Siempre una petición de transfusión está solicitada por el médico del paciente que valora esa transfusión conforme a una serie de criterios.

-Hace unos años se compraba sangre, ¿es posible en esta situación de escasez?

-Está prohibido. La donación es voluntaria, altruista y anónima. Eso por ley y no se da ninguna compensación económica o similar.

-¿Se puede dar algún incentivo?

-No, no es procedente.

-¿Y un mejor trato en la sanidad?

-A los donantes, siempre intentamos facilitarles las cosas cuando necesitan alguna ayuda.

-Los residentes de fuera que comentaba encima no donan...

-La edad límite para donar son los 65 años. Y como el nivel de jubilados es grande, son personas que tienen más necesidades de transfusión y no tienen posibilidades de donar sangre porque están fuera de la edad. Esto provoca un desfase importante en la Costa del Sol por su singularidad y que es comparable a lo que ocurre en la Costa Azul francesa.

-¿Y cuál es la solución ante la escasez cíclica de sangre?

-Concienciar a la población. Con la población que tenemos sería suficiente si donaran dos o tres veces al año. Las campañas van a ir dirigidas a la gente joven. Sabemos que los avatares de la vida a veces impiden que seamos más asiduos a la donación de sangre, pero tres donaciones al año son factibles y es nuestro objetivo.

-En las últimas dos décadas, las donaciones se han triplicado. ¿Porqué sigue faltando sangre?

-Todos los años aumentan las necesidades de sangre. En 2008 se incrementaron un 5%. Eso es porque se abordan tratamientos cada vez más sofisticados, se van instaurando trasplantes nuevos y cada vez con nuevos retos. Pacientes que antes no se podían trasplantar, ahora se trasplantan con garantías. Eso supone nuevas necesidades.

-¿Qué le dice a los que no donan?

-Que se acerquen a donar, que es un paso útil y que después de donar sangre se sentirán orgullosos de haber hecho un bien insustituible a los demás. Y a los que no se atreven, si no son capaces de donar, que transmitan la importancia de la donación de sangre.

-Las reservas están mejor, pero no podéis bajar la guardia...

-Todos los días hacen falta donantes de sangre y todos los días hay que ir llamando al corazón de los donantes y de los ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios