"Es un club social donde la sobremesa siempre se alarga"

  • l Restaurante El Panadero. Carretera de Coín, km 88. Churriana, Málaga. Teléfono: 952 62 15 09.

El panadero

Al preguntarle a Javier Ojeda por un lugar destacado de Málaga, que él recuerde con aprecio, no duda en hablar del restaurante El Panadero, una coqueta cabaña de madera donde ha pasado buenos momentos en compañía de otros músicos y en la que él inició una serie de conciertos para acompañar las cenas. Desde que hace unos años empezara a frecuentar este mesón, prácticamente se ha convertido en un rincón de músicos, al que muchos acuden con cierta asiduidad. Para este malagueño, El Panadero es mucho más que un restaurante donde se come bien, "es una especie de club social, donde la sobremesa se alarga en muchas ocasiones de forma desmesurada". En él ha estado, entre otros, con Efecto Mariposa, Coki Giménez, batería de Amaral y Mario Banderas, bajista.

En estas largas sobremesas surgió la idea entre Javier Ojeda y el dueño del local, José Luis Bueno, Kiko, de realizar conciertos para acompañar las cenas, al estilo norteamericano e irlandés, por lo que él mismo fue quien inauguró estas noches, que hasta ahora han sido todo un éxito, sin ni siquiera contar con publicidad. De hecho, una de las actuaciones de este músico llegó a congregar a casi 200 personas y la cena se alargó hasta bien entrada la madrugada. Para esta primavera se retomarán de nuevo estas veladas en el patio del restaurante, que además cuenta con una barra de bar para que después de la cena, las copas acompañen las actuaciones.

Mientras Ojeda cuenta que lleva un año y medio escribiendo el libro Una historia del pop malagueño (1960-2009), en el que resume "80 años de música en Málaga" y que ahora mismo se encuentra en proceso de maquetación, sus padres se pasean por el restaurante para ver el espacio donde en el mes de mayo celebrarán sus bodas de oro, un acontecimiento al que acudirán familia y amigos, porque 50 años juntos sólo se cumplen una vez y no todas las parejas pueden presumir de celebrarlos.

La especialidad de la casa es la carne a la brasa y Javier Ojeda destaca el entrecot como uno de los platos más exquisitos de El Panadero, en el que también hay que probar las migas y el pastel de berenjena. Y es que sólo con observar la decoración de este restaurante ya se sabe que la comida casera es el reclamo para los clientes.

Uno de los momentos que Kiko, el dueño de El Panadero, recuerda con mucho cariño es el día en que Antonio Banderas y Javier se conocieron. "Banderas es fan de Ojeda, se mostró encantadísimo con ese encuentro", comenta Kiko. Además, estuvieron durante horas "sentados en una mesa, cantando canciones del pasado".

Y cómo no, quien reconoce a Ojeda cuando acude a El Panadero no duda en acercarse para hacerse juntos una foto y pedirle un autógrafo. De hecho, hace unos días una mujer que estaba en el restaurante se acercó a él y de repente se quedó muda. "Venía con una amiga y como es fan de él, se quedó cortada", aclara Kiko.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios